Ryanair descarta introducir la controvertida "tasa para obesos"

  • Dublín, 8 may (EFE).- La aerolínea irlandesa de vuelos económicos Ryanair no aplicará en sus vuelos una "tasa para obesos", a pesar de que la idea, aseguró la compañía, contaba con el apoyo de un buen número de pasajeros.

Ryanair descarta introducir la controvertida "tasa para obesos"

Ryanair descarta introducir la controvertida "tasa para obesos"

Dublín, 8 may (EFE).- La aerolínea irlandesa de vuelos económicos Ryanair no aplicará en sus vuelos una "tasa para obesos", a pesar de que la idea, aseguró la compañía, contaba con el apoyo de un buen número de pasajeros.

En un comunicado, Ryanair informó hoy de que el nuevo impuesto no puede ser recaudado sin perjudicar las operaciones de facturación online, y de embarque y desembarque de pasajeros, que, como media, duran unos 25 minutos.

No obstante, dice la nota, un 46 por ciento de los más de 16.000 usuarios consultados en una encuesta por internet se mostraron partidarios de cobrar un extra por kilo a los hombres que superen los 130 kilos de peso y a las mujeres por encima de los 100.

Y hasta un 37 por ciento abogó por tasar a los pasajeros cuya cintura toque ambos reposabrazos de los asientos.

La aerolínea también reveló hoy el nombre del ganador de un premio de 1.000 euros concedido a la persona a la que se le ocurrió la idea "más chiflada, ingeniosa y creativa" con la que reducir gastos.

La ganadora, la jubilada británica Judy Powers, quien reside en España, fue la primera persona que sugirió la posibilidad de aplicar la controvertida "tasa para obesos", indicó Rynair.

Algunas de las ideas más originales -e irónicas- proponían, por ejemplo, cobrar no sólo por el uso de los retretes, sino por el de un papel higiénico que también llevase la cara impresa del director ejecutivo de la aerolínea, Michael O'Leary.

Otros pasajeros consideraron apropiado cobrar 2,50 euros por leer las instrucciones de seguridad o un euro por poder usar las mascarillas de oxígeno en caso de emergencia.

Otras disparatadas propuestas fueron el cobro de 25 euros a quien tuviera que evacuar el avión por las puertas de emergencia o de 50 euros a los pasajeros que quisieran ver a las azafatas en bikini.