Segovia se sumerge en el universo de los títeres y las culturas del mundo

  • Segovia, 8 may (EFE).- Segovia ha comenzado hoy su inmersión en el universo de los títeres y, durante seis días, se asoma a las diversas culturas del mundo, mientras abre el telón imaginario de sus calles y plazas para dar paso a la magia de las marionetas llegadas de 16 países.

Segovia se sumerge en el universo de los títeres y las culturas del mundo

Segovia se sumerge en el universo de los títeres y las culturas del mundo

Segovia, 8 may (EFE).- Segovia ha comenzado hoy su inmersión en el universo de los títeres y, durante seis días, se asoma a las diversas culturas del mundo, mientras abre el telón imaginario de sus calles y plazas para dar paso a la magia de las marionetas llegadas de 16 países.

Grandes y pequeños descubrirán creaciones recientes y montajes que ya son clásicos, títeres tradicionales y espectáculos experimentales, de la mano de 39 compañías llegadas de Bulgaria, Francia, Italia, República Checa, Bélgica, Reino Unido, Holanda, Portugal, Argentina, EE.UU, Finlandia, Rusia, Eslovenia, Australia, República de Benin y España.

El programa es amplio, con un total de 407 funciones, de las que 217 tendrán lugar en 38 espacios abiertos, como calles, plazas o jardines, para que de la mano del XXIII festival Internacional de Títeres y Saltimbanquis "Titirimundi" se puedan recorrer los lugares más notables y recónditos de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad.

De esta forma, el "Teatro Atelier 313", de Bulgaria, los alemanes de "Fifth Wheel" o "El circo de las pulgas", del belga Dominique Kerignard, han sido los primeros en desplegar sus efectivos animados, de hilos o guante, por lugares como el entorno del acueducto romano, la Plaza Mayor o la Plaza de San Martín.

La inauguración oficial se celebra esta noche después del pregón del grupo de folclore "Nuevo Mester de Juglaría", que ha dedicado su último disco a "Titirimundi", con letras del escritor Ignacio Sanz, profundizando en la música de raíz infantil.

La compañía elegida para la apertura es el Circo Invisible, de Jean Baptiste Thyerre y Victoria Chaplin, hija de Charles Chaplin, que ofrecen un espectáculo con más de un cuarto de siglo, pero que resiste con frescura el paso del tiempo.

Hasta el próximo miércoles, habrá oportunidad de presenciar el estreno mundial de la compañía catalana Pelmánec, de Miguel Gallardo, y su versión del don Juan, o el espectáculo "Música en las manos", que realizan los alumnos de segundo curso de la Academia de Cinematografía y Teatro de Sofia (Bulgaria).

Asimismo están presentes la ternura de Teatre de Romette o El Retal; la tradición de las familias de arte italianas, como Teatro del Drago y Family Theatre, y el arte del teatro de títeres de guante de Rod Burnett, Salvatore Gatto, Irene Vecchia, Le due e un quarto.

No faltan las compañías dedicadas a los niños, como La Gaviota, Arbolé, Asomados y Escondidos; el ingenio de Papelito, Nakupelle y Jordi Bertrán; las nuevas técnicas de Electric Circus, la carcajada de Des Chemins de Terre o The Von Trolley Quartet y los maestros de sombras y del arte del guante.

Según señala a EFE el director del festival, Julio Michel, al ver esos espectáculos y alguno más de los que participarán en esta edición, como la academia búlgara, se llega a la firme convicción de la necesidad de crear escuelas especializadas en España; "Segovia, sin duda, por su trayectoria y su labor promocional del teatro de títeres, es el lugar idóneo".

"Tititirimundi", en opinión de Micuel, "es un festival maduro y experimentado; de gran atractivo turístico y en un fenómeno socio-económico que trasciende los planteamientos exclusivamente artísticos".

Además tiene vocación regional ya que se extiende a cada una de las provincias de Castilla y León, además de algunos puntos de la Comunidad de Madrid y llega hasta Barañáin (Navarra) y a Guarda (Portugal).

Michel advierte que, aunque esta tradicional cita anual con los títeres está en la cumbre del éxito, también se encuentra "en plena crisis de identidad".

Lo explica: "Llevamos varios años tratando de diversificar la actividad y, de momento, aún no hemos encontrado el eco necesario en las instituciones públicas, para que nos ayuden en la creación del Centro Internacional de Creación y Formación de jóvenes artistas titiriteros".