Sepultan a 3 civiles presuntamente muertos por militares en norte de México

  • Nuevo Laredo (México), 10 may (EFE).- Los restos de tres civiles, presuntamente secuestrados y asesinados por militares, fueron sepultados hoy por sus familiares en la norteña ciudad mexicana de Nuevo Laredo, estado de Tamaulipas, en la frontera con Estados Unidos.

Sepultan a 3 civiles presuntamente muertos por militares en norte de México

Sepultan a 3 civiles presuntamente muertos por militares en norte de México

Nuevo Laredo (México), 10 may (EFE).- Los restos de tres civiles, presuntamente secuestrados y asesinados por militares, fueron sepultados hoy por sus familiares en la norteña ciudad mexicana de Nuevo Laredo, estado de Tamaulipas, en la frontera con Estados Unidos.

Los jóvenes Miguel Ángel Gama, de 24 años; Israel Ayala, de 20 años, y Aarón Rojas, de entre 20 y 22 años, fueron presuntamente secuestrados por doce militares que ayer fueron arrestados por la Justicia militar.

Los tres jóvenes fueron reportados como desaparecidos el pasado 17 de marzo y días después se supo que militares figuraban como presuntos responsables del secuestro.

Las tres víctimas aparecieron muertas y sepultadas en una fosa clandestina en las cercanías de Vallecillo, en el vecino estado de Nuevo León.

Los cadáveres, según una versión extraoficial, fueron exhumados por personal castrense y enviados al Servicio Médico Forense de Monterrey, capital de Nuevo León, donde permanecieron hasta ayer, cuando fueron entregados a sus familiares.

También ayer la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que la fiscalía militar ordenó el arresto de los doce militares presuntamente involucrados, de los que uno es jefe de tropa, tres oficiales y ocho soldados.

Dulce María López Duarte, esposa de Miguel Ángel Gama, relató hoy a la prensa que hace una semana le avisaron que habían encontrado los restos de su marido y de los otros dos jóvenes en Vallecillo.

Dijo que ella fue quien realizó los trámites para la entrega de los cadáveres y que para el funeral de los tres tuvo que vender una camioneta.

López Duarte aseguró que la última vez que vio con vida a los tres fue el 17 de marzo, cuando, afirmó, fueron detenidos por militares.

La viuda pidió que el crimen "no quede impune, que siga la justicia hasta donde tenga que llegar".

Hasta el momento la Sedena mantiene en reserva los nombres de los 12 militantes detenidos y presuntamente involucrados. También se desconoce la causa de muerte de los civiles.