Tempelhof reabrió fugazmente para evocar al heroico puente aéreo aliado

  • Berlín, 12 may (EFE).- El aeropuerto berlinés de Tempelhof, clausurado el año pasado tras 80 años en activo, reabrió hoy por unas horas para evocar el 60 aniversario del fin del heroico puente aéreo aliado que salvó a Berlín del bloqueo soviético, entre 1948 y 1949.

Tempelhof reabrió fugazmente para evocar al heroico puente aéreo aliado

Tempelhof reabrió fugazmente para evocar al heroico puente aéreo aliado

Etiquetas

Berlín, 12 may (EFE).- El aeropuerto berlinés de Tempelhof, clausurado el año pasado tras 80 años en activo, reabrió hoy por unas horas para evocar el 60 aniversario del fin del heroico puente aéreo aliado que salvó a Berlín del bloqueo soviético, entre 1948 y 1949.

El ministro de Defensa, Franz Josef Jung, y el alcalde-gobernador de Berlín, Klaus Wowereit, recordaron ante aproximadamente un centenar de veteranos y otros invitados la hazaña que representó el suministro aéreo a la población del sector occidental, entre el 26 de junio de 1948 y el 12 de mayo de 1949.

Fue "una contribución histórica", dijo Jung, respecto al puente aéreo humanitario más prolongado de la historia, que además de posibilitar la llegada de alimentos y medicinas logró "que los enemigos del pasado pasaran a ser amigos".

Wowereit destacó la gratitud que los berlineses siguen sintiendo hacia los héroes del puente aéreo, que se ganaron el corazón de la ciudad a bordo de los apodados "Rosinenbomber" (los "bombarderos de las golosinas").

Ese fue el sobrenombre que se ganaron sus aviones, ya que junto con sus suministros transportaban golosinas, que lanzaban en pequeños paracaídas antes de aterrizar en Tempelhof.

Las fotos de los niños berlineses esperándoles con los brazos alzados quedaron como emblema de la operación humanitaria y la aviación aliada dejó atrás la imagen de "enemiga" por los bombardeos de la II Guerra Mundial.

En total se transportaron 2,3 millones de toneladas de alimentos, carbón y medicinas en 280.000 aviones.

Tempelhof cerró sus puertas el pasado octubre, tras un largo debate ciudadano acerca de la oportunidad de dejar en servicio este aeropuerto, en pleno casco urbano de la ciudad.

El propio Wowereit decidió su cierre, por deficitario y obsoleto, pese a la oposición de una iniciativa ciudadana que aglutinaba a nostálgicos, compañías aéreas y también colectivos de vecinos.

El aeropuerto había sido inaugurado en 1923 y se convirtió durante el nazismo en aeródromo central de la capital y símbolo del poderío del Tercer Reich.

Con el puente aéreo aliado se rehabilitó de sus vínculos pasados con el Tercer Reich.