Trabajadores de Chrysler ratifican acuerdo sobre reducción costes laborales

  • Washington, 30 abr (EFE).- El sindicato United Auto Workers (UAW) anunció anoche que los trabajadores de Chrysler han ratificado el acuerdo alcanzado con la empresa y el Departamento del Tesoro para reducir los costes laborales.

Washington, 30 abr (EFE).- El sindicato United Auto Workers (UAW) anunció anoche que los trabajadores de Chrysler han ratificado el acuerdo alcanzado con la empresa y el Departamento del Tesoro para reducir los costes laborales.

UAW dijo que más de un 80 por ciento de los trabajadores votaron en favor del acuerdo, uno de los requisitos impuestos por el Gobierno estadounidense para que Chrysler evite la quiebra.

El presidente de UAW, Ron Gettelfinger, afirmó a través de un comunicado que los trabajadores de Chrysler han respondido a la crisis que afecta la empresa "aceptando un acuerdo que es doloroso" para los trabajadores en activo y retirados, pero que da a Chrysler "una oportunidad para sobrevivir".

Por su parte, el vicepresidente de Chrysler, Tom LaSorda, declaró: "Agradecemos a los afiliados de UAW su apoyo para la ratificación de este convenio".

LaSorda dijo que "era un paso necesario a medida que progresamos en la revitalización de esta gran compañía".

El acuerdo empezará a aplicarse el 4 de mayo.

UAW dijo que el acuerdo incluye compromisos de que Fiat produzca un nuevo auto pequeño en una de las factorías de Chrysler en Estados Unidos así como la cesión de su tecnología al fabricante estadounidense.

Chrysler negociaba hasta última hora (el plazo cumplía el miércoles) para cumplir las condiciones impuestas por el Departamento del Tesoro estadounidense, lo que le permitirá seguir recibiendo ayuda económica y evitar la quiebra.

Además del acuerdo con UAW, Chrysler tiene que firmar una alianza con Fiat y llegar a un acuerdo con sus acreedores para eliminar su deuda asegurada, cifrada en 6.900 millones de dólares.

En la noche del miércoles, el Departamento del Tesoro hizo una última oferta al consorcio de 46 bancos y fondos de inversión a los que Chrysler adeuda los 6.900 millones de dólares para que eliminen la deuda a cambio de 2.000 millones de dólares en efectivo.

El acuerdo con los acreedores es el último obstáculo que Chrysler tiene que salvar para evitar la suspensión de pagos.