Trichet dice que es clave recuperar la confianza en el sistema para superar la crisis

  • Nueva York, 27 abr (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, aseguró hoy que instituciones y gobiernos coinciden en que la prioridad para combatir la crisis es la restauración de la confianza y advirtió de que aún existe el riesgo de nuevas "turbulencias financieras".

Trichet dice que es clave recuperar la confianza en el sistema para superar la crisis

Trichet dice que es clave recuperar la confianza en el sistema para superar la crisis

Nueva York, 27 abr (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, aseguró hoy que instituciones y gobiernos coinciden en que la prioridad para combatir la crisis es la restauración de la confianza y advirtió de que aún existe el riesgo de nuevas "turbulencias financieras".

"Todos tenemos el mismo propósito de restablecer la confianza, adoptar medidas para anclar con solidez las expectativas de los hogares y empresas, y sentar las bases para una vuelta a la prosperidad sostenible", defendió Trichet durante su intervención en el Global Financial Forum organizado hoy en Nueva York por el instituto de relaciones internacionales Chatham House.

En ese sentido explicó que la confianza en el futuro es ahora "el recurso más escaso", por lo que "nuestro principal objetivo debe ser fortalecerla en todos los niveles".

"La economía mundial se vio afectada a mediados de septiembre de 2008 por una pérdida abrupta y sin precedentes de la confianza", explicó.

En su opinión, ésa "pudo ser la primera vez en la historia económica en que una sola circunstancia tuvo en unos días un efecto negativo y simultáneo en todos los hogares y empresas, tanto en los países industrializados como en las economías emergentes".

Además, advirtió de que "estamos en aguas desconocidas y todavía hay riesgos de una repentina aparición de turbulencias financieras inesperadas", por lo que "las autoridades públicas, los poderes ejecutivos y los bancos centrales deben hacer todo lo posible para restaurar, preservar y fomentar la confianza a fin de allanar el camino para una prosperidad duradera".

"Ello requiere mantener el equilibrio adecuado entre la necesidad de adoptar medidas inmediatas en consonancia con la gravedad de la situación actual", y la "innegable obligación de volver a un camino que sea sostenible en el mediano plazo", defendió.

Durante su intervención argumentó que la confianza también se construiría si en todas las economías del mundo se aplicaran las mismas normas, respetaran los mismos principios y regulación y se utilizan las mismas normas contables para las empresas.

"El arbitraje regulatorio entre países y continentes sería la receta de una catástrofe", alertó el máximo responsable del BCE.

Otra de sus recomendaciones para ganar confianza fue la "lucha decidida contra el proteccionismo", en particular el financiero, ya que "podría retrasar considerablemente la recuperación y moderar el crecimiento futuro de la economía mundial".

Además, defendió que se deben aplicar con rapidez las medidas recomendadas por el Foro de Estabilidad Financiera, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

"En períodos de crisis el tiempo es esencial. En esta fase, no necesitamos nuevas decisiones de los poderes ejecutivos, sino la puesta en práctica rápida y decidida" de las medidas ya diseñadas, concluyó Trichet.

En cuanto a la política de mantenimiento de los precios a medio plazo del BCE, señaló que la crisis no ha alterado ese objetivo y recordó que con ello se "apoyan de forma permanente las condiciones de estabilidad financiera y económica".

"La crisis no ha cambiado este objetivo. Donde sí hemos hecho cambios ha sido en nuestro marco operativo y en la aplicación de un excepcional conjunto de herramientas de política que es muy amplio y muy profundo", aclaró.

Esos instrumentos, reforzados con políticas nacionales de los gobiernos de la zona del euro en los últimos meses, son para Trichet "esenciales para reactivar un recurso que se ha convertido en demasiado escaso en los últimos meses: la confianza en el futuro".

"Nos aseguraremos de que las previsiones inflacionistas siguen siendo impermeables a los cambios a corto plazo de la inflación, aunque esta caiga bruscamente", explicó.