Un excesivo consumo de cola puede causar taquicardias y parálisis muscular

  • Londres, 19 may (EFE).- Un consumo excesivo de bebidas de cola puede causar taquicardias, debilidad ósea y parálisis muscular, entre otros problemas de salud, según afirma un estudio publicado hoy en "International Journal of Clinical Practice".

Un excesivo consumo de cola puede causar taquicardias y parálisis muscular

Un excesivo consumo de cola puede causar taquicardias y parálisis muscular

Etiquetas

Londres, 19 may (EFE).- Un consumo excesivo de bebidas de cola puede causar taquicardias, debilidad ósea y parálisis muscular, entre otros problemas de salud, según afirma un estudio publicado hoy en "International Journal of Clinical Practice".

Los autores del estudio, dirigido por Moses Elisaf, de la universidad griega de Ioannina, señalan que el número de personas que enferman por un consumo desmesurado de ese tipo de refrescos va en aumento, lo que se debe en parte al empeño de las empresas por comercializar tamaños de botellas cada vez mayores.

En el transcurso de su investigación, los expertos encontraron casos de caries, diabetes y debilitamiento de la estructura ósea, además de hipocalemia, un descenso extremo de los niveles de potasio.

Según los investigadores, esta caída del potasio incrementa el riesgo de problemas musculares graves y disfunciones cardíacas, enfermedades que pueden llegar a ser mortales.

"Estamos consumiendo más refrescos que nunca y se han identificado ya varios problemas de salud, incluidos dentales, desmineralización de los huesos, diabetes y el desarrollo del síndrome metabólico", afirmó el director del estudio, Moses Elisaf.

"Cada vez hay más pruebas que sugieren que un excesivo consumo de cola puede llevar también a la hipocalemia, cuando caen los niveles de potasio en la sangre, lo que provoca un efecto adverso en funciones musculares vitales", añadió.

En su informe, Elisaf examinó casos de personas que bebían dos o más litros de cola al día.

Uno de los casos documentados es el de una embarazada de 21 años que llevaba seis años consumiendo tres litros de cola al día, a la que se le diagnosticó hipocalemia severa tras ingresar en un hospital aquejada de cansancio, inapetencia y vómitos.

La paciente se recuperó cuando dejó la cola y se le dieron suplementos de potasio.

Otras personas que bebían de dos a nueve litros diarios del refresco presentaban diferentes problemas musculares, "desde un ligero debilitamiento a una parálisis profunda".

Los científicos manejan varias teorías para explicar este efecto: el contenido de azúcar de la cola podría hacer que los riñones segregaran demasiado potasio, o podría ser la cafeína la que indujera una redistribución del potasio en las células del cuerpo o una segregación excesiva del organismo.

Los componentes más habituales de las bebidas de cola son fructosa, glucosa y cafeína y, según Elisaf, aunque cada uno de ellos juega su papel en la inducción de la hipocalemia, la cafeína parece tener un efecto dominante.

Sin embargo, el experto apunta que las colas sin cafeína también pueden provocar una caída del potasio debido a la fructosa, que puede provocar diarrea.

"En una era donde la industria alimenticia trata de imponer un incremento de las porciones de esos preparados, estos hallazgos pueden tener implicaciones importantes para la salud pública", escribieron los autores.

Por su parte, una portavoz de la Asociación Británica de Refrescos dijo que los ejemplos usados en el estudio son "extremos" y aseguró que el consumo "moderado" de refrescos de cola en una dieta equilibrada "es completamente seguro".