Un incombustible David Byrne levanta al público de Madrid

  • Madrid, 27 abr (EFE).- David Byrne, ex líder de Talking Heads, despidió esta noche en Madrid su gira por España con un concierto en el que, junto a su último disco, el álbum "Everything that happens will happen today" realizado junto a Brian Eno, repasó su trayectoria, la de un permanente e incombustible buscador del sentido de la música.

Un incombustible David Byrne levanta al público de Madrid

Un incombustible David Byrne levanta al público de Madrid

Madrid, 27 abr (EFE).- David Byrne, ex líder de Talking Heads, despidió esta noche en Madrid su gira por España con un concierto en el que, junto a su último disco, el álbum "Everything that happens will happen today" realizado junto a Brian Eno, repasó su trayectoria, la de un permanente e incombustible buscador del sentido de la música.

Vestido de blanco, como el resto de los músicos, coristas y bailarines que le acompañaban, el polifacético David Byrne, el llamado renacentista del rock, conquistó al público que abarrotó el Teatro Lope de Vega de Madrid y que daba muestras de que el que fuera cantante de los Talking Heads, una de las bandas más influyentes de los ochenta, ha reclutado seguidores a través de las generaciones.

Fueron dos horas de concierto en las que Byrne (Escocia, 1952) se hizo eco de una variopinta trayectoria, unificada por la firma inconfundible de su voz y por un sentido teatral de la música que, en esta ocasión, llevó al escenario a través de la danza, hasta el punto de cerrar su actuación con un tutú.

Sirvió un "menú", como él mismo definió al inicio del concierto cuando irónicamente permitió que todo el mundo hiciera fotos con sus teléfonos e incluso llamara a sus amigos, que inició con temas de su nuevo disco como "Stange overtones".

Y lo siguió con "Help me somebody", del álbum "My life in the bush of ghosts", un trabajo que hace treinta años hizo también con Brian Eno, fundador de Roxy Music y el músico que le ha empujado a realizar esta gira mundial que estos días ha aterrizado por escenarios de Oviedo, Barcelona y Madrid.

"Life is long", "Heaven", "Once in lifetime", "Take me to the river", "Feel my stuff" y "Burning down the house", fueron algunos de los títulos que David Byrne repasó en este concierto y que hicieron que, poco a poco, el público dejara los asientos y se levantara para invadir los pasillos del teatro y sumarse al baile.

Acompañado por un batería, un percusionista que, entre otros instrumentos incluyó el cajón flamenco, un guitarra, un bajo, tres coristas y tres bailarines, a David Byrne, que también tocó la guitarra eléctrica y acústica, se le vio contento, tanto que incluso ofreció un tercer bis, para despedirse con el tema "Everything that happen will happen today" y dejar al público con la satisfacción de haber visto a un músico que no ha querido dejar de tener sentido.