Un total de 29 alumnos comienzan su formación práctica como celadores en el H. de Tomelloso (Ciudad Real)

Etiquetas

CIUDAD REAL, 27 (EUROPA PRESS)

Un total de 29 alumnos de distintas localidades de la comarca completarán su formación como celadores desde ahora y hasta el próximo mes de julio gracias a las prácticas profesionales que han iniciado esta semana en el Hospital General de Tomelloso, dependiente del Gobierno de Castilla-La Mancha.

Estos cursos de formación, homologados por el Servicio Público de Empleo de Castilla-La Mancha (Sepecam), se realizan gracias al convenio que desde el inicio de su actividad mantiene el Hospital con el Centro de Formación de la Fundación CERES (Centro de Recursos Sociales) de Tomelloso, informó en nota de prensa la Junta.

Esta colaboración permitirá que los alumnos, que ya han recibido la formación teórica, realicen ahora las prácticas necesarias para aprender cómo se desenvuelve el trabajo diario de un celador, que va desde el traslado y la movilización de un paciente, al movimiento de material o mobiliario, la resolución de conflictos que se puedan plantear en un momento determinado o la colaboración con otros profesionales sanitarios.

Todos los alumnos realizarán un total de 60 horas prácticas, distribuidas en 3 horas diarias que estarán tutorizadas por Félix Pardo, jefe de Celadores del Hospital mientras que por parte de la Fundación Ceres la tutela queda encomendada a Ana Belén Benito y María del Mar Gallego.

El primer grupo de alumnos comenzó ayer, día 26, su período correspondiente de prácticas que se extenderá de lunes a viernes hasta el día 22 de junio; del 23 de junio al 20 de julio tendrán posibilidad de hacer prácticas los alumnos del segundo turno y finalmente, del 30 de mayo y hasta el 5 de julio realizará prácticas el último grupo durante los fines de semana.

Desde hace más de dos años, la colaboración del Hospital General de Tomelloso con la Fundación Ceres ha permitido formar hasta ahora a 136 alumnos como celadores a los que habrá que añadir estos 29 una vez finalizado el período práctico.

Precisamente, esta formación es muy demandada por desempleados dado el alto nivel de inserción laboral en la comarca que tienen las personas que han realizado estos cursos.