Una caída en la actividad neuronal permite dormir profundamente

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Investigadores del Hospital General de Massachusetts y la Escuela de Medicina de Harvard en Boston (Estados Unidos) han identificado el mecanismo que permite al cerebro dormir profundamente sin alterarse ante los ruidos. Los resultados del estudio, que se publica en la revista 'Science', desvelan el papel del patrón más común que el electroencefalograma (EEG) detecta en el cerebro humano.

Estos patrones son conocidos como 'complejos K' y la investigación muestra que están vinculados con una caída de la actividad neuronal que permite al cerebro continuar durmiendo a pesar de las interferencias y consolidar los recuerdos.

Los complejos K son los episodios que se producen de forma más común en los EEG de humanos sanos y su actividad en el cerebro humano parece representar 'estados inactivos', una condición que ha sido muy estudiada en animales.

Los investigadores, dirigidos por Sydney Cash, fueron más allá del registro normal de EEG e implantaron electrodos intracraneales directamente en el cerebro de ocho pacientes de epilepsia que pasaban por una cirugía para controlar su actividad cerebral.

Los autores descubrieron que los complejos K, que se producen durante el sueño de ondas bajas, aparecían cuando los sujetos entraban en estos estados inactivos. Los investigadores sugieren que este tiempo de desactivación neuronal permite a las células reiniciar su fuerza sináptica, un proceso necesario para la comunicación saludable entre las neuronas.

Debido a que se cree que el sueño resguarda importantes funciones restauradoras y asociadas a la memoria, los investigadores sugieren que estos complejos K representan la capacidad del cerebro para dormir profundamente y formar recuerdos y para no despertar ante sonidos que la mente adormilada interpreta como seguros.