Villalobos se enfrenta con la vicepresidenta del Congreso defendiendo al alcalde de Málaga de "miserables" ataques

"Los socialistas ya ponen de presidente a cualquiera", asegura de Teresa Cunillera, compañera en la Mesa del Congreso MADRID, 1 (EUROPA PRESS) La ex ministra Celia Villalobos, secretaria cuarta del Congreso por el PP, se enfrentó hoy airadamente en la sesión plenaria con la vicepresidenta primera de la Cámara, la socialista Teresa Cunillera, exigiendo a gritos una rectificación a un diputado del PSOE que había criticado al alcalde de Málaga, Francisco De la Torre, con insinuaciones propias, a su juicio, de "un miserable". Villalobos fue llamada al orden en el hemiciclo y, tras el rifirrafe, comentó a los periodistas que el Congreso se ha convertido en "un colegio de Primaria de los antiguos" y criticó incluso a sus compañeros de la Mesa de la Cámara, tanto a Cunillera como al propio presidente, José Bono. "Los socialistas ya ponen de presidente a cualquiera", enfatizó. La bronca se originó con la intervención del diputado socialista Miguel Angel Heredia en la sesión de control celebrada esta mañana en el Pleno del Congreso. Aprovechando su pregunta a la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, sobre el paseo marítimo de Málaga, Heredia arremetió contra el alcalde de la ciudad y sucesor de Villalobos en el Ayuntamiento, Francisco de la Torre. "IMPUNIDAD PARA ROBAR" El diputado, que también es secretario general de los socialistas de Málaga, criticó al alcalde por tener colocada una valla publicitaria contra el Gobierno en el paseo marítimo y aseguró que ese anuncio refleja la "incompetencia" del alcalde. Tras denunciar que la valla costó 5.000 euros, lanzó una insinuación que desató las iras de Villalobos: "Quien tiene impunidad para robarte un sólo céntimo, la tiene para robarte hasta el último", dijo. La ex ministra pidió replicar en ese mismo momento, pero fue emplazada a hacerlo al final de la sesión de control. Cuando tuvo su momento, ya empezó solicitando la palabra con ironías: "Dada mi ignorancia absoluta y la sapiencia de la presidenta", dijo, a lo que Cunillera, que semanalmente comparte reuniones con Villalobos en la Mesa del Congreso, respondió: "Créame que dudo sinceramente lo de su ignorancia". La vicepresidenta le recordó que se concede un turno por alusiones cuando, a juicio de la presidencia de la sesión, se hicieren alusiones que impliquen juicio de valor o inexactitudes sobre la persona o la conducta de un diputado. "Los argumentos, dependiendo del sitio donde uno se siente, gustan más o menos, pero no ha habido alusiones a su decoro, ni inexactitudes", sentenció Cunillera, denegando la palabra a la ex ministra. EL CONGRESO, UN COLEGIO DE LOS ANTIGUOS Villalobos siguió reclamando una rectificación mientras Cunillera rechazaba su petición. "¿Me permite hablar o está prohibido? --gritó la diputada del PP--. ¿Estamos en el colegio o en el Parlamento nacional?". Aunque la vicepresidenta insistía en que Villalobos no tenía la palabra, ésta continuaba reclamando su derecho a exigir que se rectificasen las alusiones al alcalde de Málaga. "No me obligue a llamar al orden a un miembro de la Mesa, por favor", pidió Cunillera, que ante la reiteración de las protestas tuvo que cortar el micrófono y apercibir a la ex ministra. Minutos después del incidente, Villalobos explicó a los periodistas su versión de lo sucedido. "Aquí se puede decir todo pero acusar de ladrón a un alcalde que no se puede defender, eso sólo lo hace un miserable", enfatizó, cargando contra Heredia, a quien ve "cabreado" por cuestiones de política municipal de la provincia. "Como en un pueblo de Málaga el alcalde del PSOE está en la cárcel y han decidido poner a otro, del Partido Andalucista, con los votos socialistas, el secretario general del PSOE está cabreado", indicó. Tras remarcar que las palabras de Heredia la aluden porque se refieren a "un compañero honesto" y al "honor" del PP, Villalobos extendió sus críticas al funcionamiento de la Cámara: "Ya no estamos en el Congreso, sino en una escuela de primaria, pero de las antiguas, donde la maestra o el maestro. depende de si es Cunillera o Bono, son los que dan las órdenes --proclamó--. Con lo que yo he vivido aquí, pero ya es que ponen de presidente a cualquiera los socialistas".