Zapatero descarta recetas antiguas contra la crisis y defiende el gasto público para superarla

Rechaza reformas dirigidas hacia la desregulación del mercado laboral

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó hoy que no valen recetas antiguas para superar la crisis, y abogó por apoyar con gasto público a los sectores que lo necesiten, al tiempo que rechazó la desregulación en el mercado laboral.

"Estamos en una situación nueva y mundial, una crisis general, y no valen las recetas anteriores de los modelos que han tenido más influencia en los últimos tiempos", porque "se han demostrado inútiles, cuando no perjudiciales", señaló.

Zapatero, que hizo estas declaraciones en una rueda de prensa conjunta con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, sostuvo que oponerse a ayudas a sectores como el automóvil sería aplicar "una visión y una receta antigua que no funcionan en esta coyuntura" de atonía de la inversión privada.

Según el presidente, cuando mucha gente habla de reformar el mercado laboral, lo que viene a decir es desregular el mercado laboral. "Sabemos a dónde han conducido las políticas de desregulación en el mercado financiero", dijo, para expresar su oposición.

El líder del Ejecutivo consideró necesario tener presente que el esfuerzo que los gobiernos han hecho en primer lugar para respaldar al sistema financiero, impulsados por las ideas de Sarkozy el pasado mes de octubre, "ha funcionado".

Cuando el sistema financiero está al borde del colapso, quien tiene que salvar el sistema financiero internacional son los gobiernos a través de los recursos públicos, del gasto público, idea "que algunos tanto critican salvo que a ellos les beneficie", dijo.

Zapatero recordó que España tomó medidas contra la crisis financiera con un esfuerzo superior al 2% del PIB, a través de una inversión pública de 33.000 millones y apoyos desde el Instituto del Crédito Oficial (ICO) por importe de 44.000 millones para todo 2009.

A su parecer, "deberíamos tener la perspectiva y objetividad para entender que un conjunto de medidas aprobadas hace tres meses necesitan un tiempo para llegar al tejido económico".