Primarias del PSOE (I): ¿necesitaba Susana Díaz tal alarde?


  • Va a ser difícil atemperar los ánimos porque la dirección del PSOE (Comisión Gestora) ha sido poco imperativa con quienes iban a optar a la Secretaría General.

  • Con este artículo abro una serie de ellos que irán surgiendo con motivo de las Elecciones Primarias del PSOE.

AMP-Susana Díaz recalca que no tiene adversarios en el PSOE, sino fuera, y pide el voto para "pasar página" no "factura"

AMP-Susana Díaz recalca que no tiene adversarios en el PSOE, sino fuera, y pide el voto para "pasar página" no "factura" MADRID | EUROPA PRESS

Etiquetas

(Queridos Amigos, con este artículo abro una serie de ellos que irán surgiendo con motivo de las Elecciones Primarias del PSOE)

Susana Díaz ya es candidata a la Secretaría General del PSOE. Su presentación como tal en Madrid ha constituido un alarde de fuerza, poder y representación. Las presentaciones de Patxi López o Pedro Sánchez, comparadas con la suya, parecen demasiado poco. Esa es la ventaja de quien se tira al ruedo cuando la lidia ya estaba en el segundo tercio, por lo menos. Una pregunta: ¿necesitaba Susana Díaz tal alarde? Yo creo que no, que la puesta en escena ha sido algo desmesurada, pero los tiempos requieren que el PSOE se rearme y muestre sus valores y poderes. Tras la presentación de Susana ya están en la arena las tres versiones del PSOE que, por cierto, son necesarias para derrotar al PP y a la derecha española. Las tres son necesarias, por eso es prioritario que a partir de ahora los debates entre los tres candidatos cuiden mucho no cercenar el poder ni la resistencia del PSOE.

Cuando ya están los tres aspirantes en liza leo tres titulares del mismo periódico, por cierto de gran tirada en España. “Díaz se presenta como la candidata que hará ganador al PSOE”. “Patxi López exige dejar de lado las peleas de barrio”. “Sánchez pide elegir entre un partido del siglo XX o de la militancia”. En su búsqueda del impacto emocional y la espectacularidad (en buena parte provocado por el propio medio) yerran los tres titulares. Porque es seguro que los tres candidatos quieren hacer ganador al PSOE, y no solo Susana Díaz. Porque ninguno quiere convertir la elección en una desordenada “pelea de barrio”, como acusa Patxi. Y porque el partido que se somete a Primarias siempre está en manos de la militancia y no en ningunas otras manos, incluso cuando atravesábamos el siglo XX, en contra de lo que apunta Pedro.

Va a ser difícil atemperar los ánimos porque la dirección del PSOE (Comisión Gestora) ha sido poco imperativa con quienes iban a optar a la Secretaría General, a los que debería haber conminado a someterse a unas reglas que convirtieran el proceso de estas Primarias en un proceso debidamente ordenado. En lo que puede considerarse el primer prolegómeno de estas Primarias, tal como ahora se desarrollan, que fue desarrollado en un Congreso del PSOE allá por el año 2000, celebrado en Madrid, hubo cuatro candidatos a Secretario General, - Bono, Rodríguez Zapatero, Rosa Díez y Matilde Fernández -, que representaban sensibilidades y tendencias bien diferentes dentro del PSOE. En aquel Congreso se produjeron debates encarnizados, y seguro que también hubo discusiones despiadadas entre bambalinas, y el resultado fue la victoria de Zapatero tras recibir el apoyo de compañeros en los que ni soñaba. Pero aquel proceso no mermó la fuerza del PSOE que, poco tiempo después, derrotaba a la derecha y hacia Presidente al mismo Zapatero. ¿Podríamos los socialistas obrar ahora de la misma manera? Es verdad que entonces se produjo una leve ruptura provocada por la ambición personal de Rosa Díez, pero las consecuencias para el partido y para el socialismo fueron nimias.

Ahora la situación parece ser mucho más difícil, de modo que el PSOE se muestra mucho más frágil y, por ello, mucho más proclive al riesgo de quebrarse. Y es eso lo que los tres candidatos tienen que cuidar, no vaya a ser que sea peor el remedio que la enfermedad. Parece ser que va a tener lugar un debate televisivo entre los tres candidatos. ¿Es bueno o es malo? En todo caso el morbo ya está servido, de modo que tal debate tanto podrá devenir en un diálogo (triálogo) académico o en la “pelea de barrio” que detesta Patxi López. Conforme se encarniza más el debate, sube la sonrisa placentera de quienes ni son socialistas ni lo van a ser nunca. Unos, porque son de derechas y quieren al socialismo dividido e ineficaz. Y otros porque juegan en el mismo terreno de la izquierda que el PSOE, y esperan recoger algún beneficio entre los restos de la batalla socialista. Así que unos y otros ocultan sus retorcidos colmillos mientras los socialistas del PSSOE debaten, para clavarlos en la yugular de quien resulte triunfador.

De esos también debemos cuidarnos los socialistas del PSOE, que pensábamos en las Primarias como un avance democrático necesario para afrontar los nuevos tiempos. Porque los nuevos tiempos no son tan nuevos como para que nos impongamos extrañar los tiempos antiguos que nos han traído hasta aquí.En solo la mitad de mi vida he visto como el PSOE se impuso a lo que quedaba del franquismo, he visto de qué modo el PSOE construyó el actual Estado de Bienestar que disfrutamos actualmente (aunque empequeñecido por el PP), he visto consolidarse la Democracia incluso estando, como estaba, amenazada por la organización terrorista ETA, he visto la normalización de la convivencia sin tener que recurrir a estridencias ni exageraciones… ¿A qué viene que quienes hicieron posible todo esto, en colaboración con gente de algunos otros partidos (aunque no con todos), sean considerados ahora mismo como “pasados de moda” y, por ellos, inservibles de cara al futuro?

El PSOE sigue siendo la garantía democrática de progreso que le queda a España y a los españoles. La lucha por el poder dentro del PSOE no tiene por qué ir en detrimento de la propia formación política que aún sigue llamada a consolidar grandes empresas y proyectos… Y quienes dicen ver los toros desde la barrera harán bien en guardar silencio o hacer sus comentarios con el debido respeto y discreción.

FDO. JOSU MONTALBAN