FÚTBOL Una gran España le saca brillo al VAR para ganar 0-2 en Francia

Todo se ha consumado... Y aún se pueden evitar las terceras elecciones


  • Aún se pueden evitar esas Terceras (que ya empiezan a escribirse con letras mayúsculas), recurriendo al tripartito “PSOE, Unidos Podemos y C´s”. ¿Será posible? Lo menos que debemos hacer es intentarlo.

  • Quienes reducen la solución del “problema” a que el PSOE facilite un Gobierno del PP, bien se ve cuál es su adscripción partidista: la derecha.

Pedro Sánchez, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Mariano Rajoy

Pedro Sánchez, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Mariano Rajoy Fernando Bel

Etiquetas

Pedro Sánchez ha rechazado a Mariano Rajoy. ¿Le cabía otra posibilidad? ¿Por qué censurar la razonable actitud de Pedro Sánchez y callar ante la actitud de todos los demás que han votado “no” en la investidura de Rajoy? De todos los votos  en contra obtenidos por Rajoy el voto más justificado es el de Pedro Sánchez, porque su posición ideológica es casi antagónica, y porque cuando Sánchez reclamó los pertinentes apoyos para su investidura, tras los comicios del 20D del pasado año obtuvo el consabido y contundente “no” de Rajoy y de los diputados populares. Si Pedro Sánchez hubiera apoyado la investidura de Rajoy a muchos españoles se nos habría quedado cara de idiotas, porque aunque el PP y el PSOE deben coincidir a la hora de abordar algunas políticas de Estado, -reforma constitucional, reforma de la Ley Electoral, recuperación de derechos y del Pacto de Toledo, etc…-, han de estar llamados a enfrentarse en las políticas que tienen que ver con el día a día de los españoles, y en esos enfrentamientos ha de resultar que “el que más chifle, capador”.

Sin embargo, la opinión de la mayoría de los tertulianos coincide en afirmar que es Sánchez el que bloquea la formación del Gobierno del PP. No es Convergencia Democrática, ni el PNV, ni Podemos, ni Esquerra Republicana… Es el PSOE el único culpable, dirigido por Pedro Sánchez, cuyo interés máximo es retener el cetro de mandamás del PSOE. Creo que el diagnóstico de dichos tertulianos es equivocado, porque hay alternativas al Gobierno de Rajoy, una de ellas es precisamente otro Gobierno del PP aunque dirigido por alguien que no sea Rajoy, es decir con Rajoy en la reserva, alejado de las decisiones, pues no en vano es él el que dirigió el país durante la última Legislatura, que es el periodo democrático en el que más han sido cercenados los derechos de los ciudadanos. Y hay una segunda alternativa que es la que vienen reclamando una importante pléyade de políticos, sindicalistas, gentes de la cultura y la Economía, y otros muchos españoles y españolas que quieren un Gobierno de Cambio que englobe preferentemente a PSOE, Podemos y Ciudadanos, donde caben además otros grupos regionalistas y nacionalistas moderados. De modo que quienes reducen la solución del “problema” a que el PSOE facilite un Gobierno del PP, bien se ve cuál es su adscripción partidista: la derecha.

¿Qué tiene de beneficioso para la sociedad facilitar la formación de un gobierno que no responda fielmente a los deseos expresados en las urnas? Como se ha visto las urnas del 26J dictaminaron que 180 escaños no quieren a Rajoy, y solamente 170 escaños están dispuestos a apoyarle. Esta es la única conclusión. No cabe otra, de momento. Sin embargo, si los ciudadanos no resuelven el puzle en las terceras Elecciones habrá que afilar la imaginación para que no caigan en la desesperación y el hastío. Frente a quienes pregonan que en las terceras el PP va a aumentar su número de escaños yo afirmo que no ha de ser así, que no tiene por qué ser de ese modo, porque Rajoy fue desidioso cuando rehuyó formar Gobierno tras el 20D, y se ha mostrado nada convincente y muy ineficaz para formarle tras el 26J. Ha sido tanta la inquina que ha mostrado hacia los españoles que bien merece la misma inquina pero en sentido contrario, dirigida hacia él. Por ahora ninguno de los demás líderes se ha comportado como él. Salvando las diferencias nadie ha eludido la responsabilidad como él lo ha hecho.

Con la frase bíblica como guía, hay que dar a cada cual lo que le pertenece. Es preciso premiar, o como poco valorar positivamente, el esfuerzo hecho tras el 20D para formar un Gobierno más o menos solvente por parte del PSOE y C´s. Tras el 26J todo han sido revanchas, lógicas por cierto. Tras las Terceras Elecciones (si llegaran a producirse) todo puede ser diferente. Pero aún se pueden evitar esas Terceras (que ya empiezan a escribirse con letras mayúsculas), recurriendo al tripartito “PSOE, Unidos Podemos y C´s”. ¿Será posible? Lo menos que debemos hacer es intentarlo.

FDO.  JOSU  MONTALBAN