Un perro voraz paraliza un juzgado federal argentino al comerse una hoja de un expediente

  • Buenos Aires, 26 mar (EFE).- Un pequeño perro, mascota de un empleado judicial, paralizó durante un día a un juzgado federal de Buenos Aires al comerse una hoja del expediente de una causa por millonarios fraudes al Fisco, informa hoy la prensa.

Buenos Aires, 26 mar (EFE).- Un pequeño perro, mascota de un empleado judicial, paralizó durante un día a un juzgado federal de Buenos Aires al comerse una hoja del expediente de una causa por millonarios fraudes al Fisco, informa hoy la prensa.

La voracidad de la mascota desembocó tanto en una tajante prohibición de ingresar animales a los tribunales como en unas actuaciones para sancionar a los responsables del insólito descuido.

El lunes pasado, el empleado Matías Laiño ingresó con su caniche bajo el brazo a las oficinas del juez federal Rafael Caputo porque ese día no tenía con quién dejar a su mascota, una excusa que fue aceptada por el magistrado.

Caputo autorizó el ingreso del perro porque "era tácito el compromiso" de que Laiño tomara "las precauciones necesarias" para que "no se perjudicara el funcionamiento del juzgado", según se justificó el juez al denunciar el trastorno causado por el animal, cuyo nombre no indicó.

La mascota fue hallada por otra empleada judicial cuando "masticaba un bollo" de papel, que resultó ser "el original" del "folio 99 de la causa 43", referida al caso de fraude al Fisco, según la denuncia del juez que reproduce el diario Crítica, de Buenos Aires.

El incidente ocurrió después de que se fotocopiara parte del expediente en cuestión, por lo que el juez presumió que la hoja masticada pudo haberse "traspapelado" y caer en las fauces del perro.

De todos modos, Caputo ordenó a sus empleados que averiguaran si alguien "había hecho el bollo para dárselo al perro" y dispuso estrictas normas de control a la hora de hacer fotocopias de los expedientes judiciales.

El expediente mutilado corresponde a la investigación de fraudes en el pago de impuestos cometidos por una decena de empresas por medio de facturas falsas.

El relato del incidente consta en una denuncia que el juez envió a la Superintendencia de la Cámara Federal de Apelaciones para que determine si corresponde alguna sanción para los responsables.

"En atención al inconveniente producido se prohibirá de ahora en adelante la presencia de animales en el juzgado", dictaminó además Caputo.