Absuelto, por falta de pruebas, un hombre acusado de golpear a su pareja que fue atendida en el hospital dos veces

OVIEDO, 29 (EUROPA PRESS) El Juzgado de lo Penal número 4 de Oviedo ha absuelto a un hombre, por falta de pruebas, acusado de golpear a su pareja que fue atendida en el hospital en dos ocasiones con hematomas en brazos y piernas, según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press. Según el fallo judicial, en el presente caso, "no se ha practicado en el plenario prueba de cargo bastante para desvirturar la presunción de inocencia que asiste al acusado, ni para quedar acreditado que el acusado hubiera agredido a la víctima en el curso de una discusión". La acusación particular pedía nueve de meses de prisión por un delito de maltrato en el ámbito familiar, mientras que la defensa, ejercida por el letrado, Luis González Suco, solicitaba la libre absolución. El juez consideró como hechos probados que a las 0.45 horas del 27 de diciembre de 2006, la mujer fue asistida en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) por una erosión en el mentón y hematomas en el antebrazo derecho, el codo izquierdo y la rodilla derecha. El 24 de diciembre, la víctima había sido atendida en el centro de salud de Pumarín-Naranco por un hematoma en el codo izquierdo y dolor occipital. En la sentencia el juez refleja también que no ha quedado acreditado que a las 22.30 horas del 22 de diciembre de 2006 el acusado hubiera golpeado a su pareja en el curso de una discusión que mantuvieron en un garaje de Oviedo, ni por ello, que hubiera sido el causante de aquellas lesiones. El magistrado señaló que "las opuestas declaraciones de acusado y denunciante sólo acreditan la realidad de una discusión". El procesado sostuvo durante el juicio que su pareja estaba muy alterada y la emprendió a golpes con unas baldosas y con el vehículo del acusado y que como estaba ebria cayó al suelo "desequilibrada" cuando el acusado trató de detenerla. Y que cuando él avisó a la policía ella marchó del lugar. Por su parte, la mujer declaró que el acusado se enfadó con ella porque en la sidrería donde estaban cenando felicitó las navidades con un par de besos a un primo; que ella, a la vista del escándalo que el acusado estaba armando, le dijo que así no podían seguir y le pidió que le devolviera las llaves de casa y la bolsa que tenía en el coche. "Cuando íbamos caminando hacia el garaje --prosiguió la denunciante-- el acusado me cogió por el pelo y me tiró al suelo" perdiendo el conocimiento que volvió a recuperar cuando el acusado le despertó a patadas. El juez entiende que el único hematoma "parece incompatible con la brutal agresión descrita por la mujer, "agresión que, en apariencia, tendría que haber dejado alguna otra lesión", señaló el juez.