Condenado a 15 años de cárcel un hombre acusado de violar a su hija en Gran Canaria

El padre de la niña argumentó durante el juicio que lo hacía para "revisarla", una "excusa trivial" según la Audiencia Provincial de Las Palmas

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 2 (EUROPA PRESS)

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a 15 años de prisión a Wilber Parada Casanova como autor responsable de un delito continuado de violación de su hija en días alternos desde agosto hasta diciembre de 2007 en su vivienda de Las Palmas de Gran Canaria, cuando ésta tenía 12 años de edad y con la "trivial excusa" de "revisarla" a fin de controlar si ella mantenía relaciones sexuales fuera del domicilio familiar.

La sentencia, dada a conocer hoy por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, obliga también al hombre --de 34 años de edad, de nacionalidad boliviana y en situación irregular en España-- a indemnizar a la menor en la cantidad de 15.000 euros por los daños morales causados, así como le impone la prohibición de aproximarse a la víctima, a su domicilio, lugar de trabajo o estudios y cualquier lugar frecuentado por ella, durante 20 años y la inhabilitación especial para el ejercicio de los derechos de la patria potestad durante seis años.

La Sala sostiene que la pena de prisión será sustituida, una vez cumplidas las tres cuartas partes de la condena o acceda al tercer grado penitenciario, por la de expulsión del territorio español, con prohibición de regresar a España por un periodo de 10 años, debiendo quedar archivado, en su caso. Además, la resolución absuelve al procesado del delito de abuso sexual por el que también ha sido acusado por el Ministerio fiscal y la Acusación particular.

La resolución --contra la que cabe interponer recurso de casación ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo-- considera probado que Wilber Parada Casanova mantuvo en diferentes ocasiones desde agosto hasta diciembre de 2007, y "con el fin de satisfacer sus deseos sexuales", relaciones con su hija menor de edad.

CUANDO ESTABAN SOLOS

Tales relaciones se llevaban a cabo en el domicilio familiar, aprovechando el hombre la ausencia de otras personas que allí convivían con ellos, como lo son su esposa y madre de la menor y otros dos hermanos de vínculo materno de esta última.

Así, Wilber Parada, en un día de agosto despojó a su hija de su ropa y procedió a practicarle tocamientos. En el mes de septiembre de 2007 repitió tal forma de proceder pero esta vez llegó más lejos y realizó prácticas sexuales con la niña con la trivial excusa de que le iba a "hacer una revisión".

Más tarde, a finales de septiembre practicó nuevamente actos sexuales con la niña. Por último, sobre las nueve de la mañana del 26 de diciembre de 2007, el hombre fue a la cama donde se encontraba su hija y comenzó a realizar tocamientos y prácticas sexuales, a pesar de "la negativa y resistencia ofrecida por la menor, quien lloraba y trataba de cerrar sus piernas, a la vez que le decía a su padre que parará".

Sin embargo, según la sentencia la víctima fue "vencida por la presión y fuerza que sobre ella ejercía el adulto". Esta acción, con idéntico 'modus operandi' y resultado, la volvió a repetir el procesado con su hija, al menos, una vez más.

La Audiencia recuerda que Wilber Parada Casanova ha sido condenado con anterioridad por el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer número 2 de Las Palmas de Gran Canaria, en virtud de sentencia firme dictada el 23 de Mayo de 2008, como autor de un delito de maltrato en el ámbito familiar a la pena de seis meses de presión.