Condenado a cuatro años de cárcel por abusar sexualmente de un menor en el baño de un centro comercial de Jaén

JAÉN, 19 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Jaén ha condenado a cuatro años de prisión a un hombre de 66 años de edad por abordar a un menor de 17 años en un cuarto de baño de un centro comercial y abusar de él sexualmente.

La sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, recoge probado que este hombre se encontraba en un centro comercial de la capital jiennense y que, al ver que la víctima se introducía en unos los baños individuales del establecimiento, "entró detrás de él, sorprendiendo al menor", quien al darse la vuelta se encontró con que el procesado le estaba mostrando sus genitales.

Ante esta escena, el joven se quedó "paralizado y sin poder reaccionar", lo que hizo que el otro le agarrara la mano y se la dirigiera a sus genitales, si bien el menor logró zafarse de él. Al mismo tiempo, el procesado empezó a darle besos en el cuello y, acto seguido, comenzó a hacerle una felación al menor hasta que este último consiguió abrir la puerta y huir de allí.

El fallo judicial recoge igualmente que estos hechos provocaron en el joven un trastorno psicológico hasta el punto de que le ha quedado un trastorno neurótico de estrés postraumático.

La sala consideró que el testimonio del menor es "veraz" y que constituye una prueba de cargo directa capaz de enverar la presunción de inocencia. El tribunal fundamenta que la víctima relató que se entretuvo lavándose las manos hasta que el baño se quedó solo, de ahí que no echara el cerrojo cuando entró a un servicio individual.

Así, especificó que cuando el acusado accedió al baño individual en el que él estaba se quedó "como paralizado, con la vista nublada", mientras pasaban esos hechos hasta que por fin pudo salir de allí y buscar a los miembros de seguridad, tras lo que fue a denunciar lo ocurrido a la comisaría, donde reconoció fotográficamente al procesado "sin género de dudas".

Frente a su versión, el acusado relató que no se acordaba de si ese día estuvo en ese centro comercial y que "no lo recordaba porque no lo hizo", si bien existe la grabación de las cámaras de seguridad en las que "claramente" se comprueba que entró entró en los baños el día de los hechos y que después salió detrás de un chico que es la víctima, "no dando el acusado explicación lógica y satisfactoria alguna al respecto".

Por tanto, la Audiencia condena a Fernando R.P. por un delito de abuso sexual a la pena de cuatro años de prisión y a que indemnice al menor con la cantidad de 11.400 euros por las lesiones sufridas y con 12.000 euros por las secuelas.