Condenado a ocho años de cárcel por violar a una joven en Granada a la que deberá indemnizar con 25.000 euros

GRANADA, 15 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Granada ha condenado a la pena de ocho años de prisión a un joven de nacionalidad marroquí por violar el 25 de diciembre de 2007 en la capital granadina a una chica, a la que deberá indemnizar con 25.000 euros.

La Sección Segunda, que lo absuelve del robo con violencia del que estaba acusado, impone además al condenado la prohibición por diez años de aproximarse a la víctima, a su domicilio o centro de trabajo a una distancia inferior a 500 metros y de comunicarse con ella por cualquier medio, para cuya efectividad se comunicará la orden a Policía y Guardia Civil.

En el fallo, al que tuvo acceso Europa Press, se considera probado que entre las 5,00 y las 6,00 del 25 de diciembre de 2007, aún de noche cerrada, el procesado, N.L., sin antecedentes penales, se acercó por detrás de una joven desconocida que caminaba por la zona del Paseo de los Basilios y "sin decirle una sola palabra" echó bruscamente su brazo sobre su cuello apretando con fuerza para inmovilizarla e impedirle que pudiera darse la vuelta.

El inculpado trató de echarla al suelo sin soltarla del cuello y, creyendo la chica que iba a morir estrangulada, aprovechó para aferrarse a la baranda del puente que cruza sobre el río con la intención de arrojarse al vacío, lo que impidió el agresor, al que la joven intentó golpear posteriormente con sus zapatos de tacón, sin conseguirlo.

Así vencida, "con la esperanza de que su agresor se contentara con ello", se sacó de los bolsillos todo lo de valor que llevaba encima, pero el otro hizo caso omiso y la tumbó en el suelo, para después llevarla a una zona situada entre dos vehículos donde intentó mantener diversas relaciones sexuales con ella, hasta que al final la violó, a pesar de que la víctima intentó llamar la atención a dos viandantes, que sin embargo se alejaron.

Una vez consumada la violación, el condenado abandonó el lugar llevándose consigo el teléfono móvil de la chica, que después recuperó la Policía en el domicilio de éste.

La acusación particular pedía para él la pena de hasta 18 años de cárcel, por un delito de violación y otro de robo con violencia, mientras que la Fiscalía consideraba que no existió ánimo de lucro, por lo que no imputaba el delito de robo y sí el de agresión sexual, por el que solicitó nueve años de cárcel para el inculpado.

La defensa, que no hizo pregunta alguna al acusado ni al resto de los testigos y peritos propuestos, también contempló la comisión de agresión sexual, pero mantuvo en el juicio que el día de los hechos su patrocinado consumió alcohol y drogas, por lo que señaló que concurrían las atenuantes de embriaguez y afección de sustancias estupefacientes y confesión de los hechos --al haberlos admitido--, por lo que, según su consideración, debería ser condenado a un año y seis meses de cárcel.

El procesado, que necesitó la traducción simultánea de una intérprete, confesó haber violado a la joven, a la que agarró previamente fuertemente del cuello, y aseguró haber consumido pastillas, hachís y alcohol en su casa antes de atacar a su víctima, que fue, según dijo entonces, quien le incitó a mantener relaciones sexuales.