Condenado un hombre a 25 años de cárcel por matar a su ex mujer de 87 puñaladas en Callosa (Alicante)

ALICANTE, 6 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a una pena de 25 años de prisión al hombre acusado de matar a su ex mujer en Callosa d'En Sarriá (Alicante), tras asestarle 87 puñaladas con un punzón en el portal de su casa el 28 de junio de 2007. El jurado consideró el pasado 30 de marzo que Adrián F.F. era culpable de un delito de asesinato.

De esta forma, el tribunal considera al procesado autor de un delito de asesinato con el agravante de parentesco, por el que le condena a 25 años de cárcel y le prohíbe acercarse a los familiares de la víctima a una distancia inferior de 500 metros, así como comunicarse con ellos. También ha acordado la sala suprimir el posible derecho de visitas que pudiera tener el acusado respecto de sus hijos. Asimismo, Adrián F.F. deberá indemnizar a cada uno de los padres de la víctima con 17.500 euros, así como a cada uno de sus dos hijos con 200.000 euros.

Para imponer esta condena, la sala tuvo en cuenta que el jurado acordó en su Objeto del Veredicto la existencia del agravante de alevosía, puesto que estimó que el ataque "se produjo de forma sorpresiva, evitando cualquier posibilidad de defensa" de la víctima. También se aprecia el agravante de ensañamiento, puesto que hincar 87 veces el punzón en el cuerpo de la perjudicada "sólo se comprende desde la perspectiva de querer causar daño y un dolor no solo físico sino psicológico".

La sentencia recoge como hecho probado el acusado, que estaba divorciado de la víctima y vivía en una vivienda situada en el mismo edificio y planta que la casa de su ex mujer, conocía "sus costumbres diarias". Así, el 28 de junio de 2007, cerca de las 8.00 horas, el procesado esperó en un bar cercano a que la víctima volviera de comprar el pan.

En ese momento, en el portal del edificio "aprovechando la soledad y cerramiento" del lugar, y "sin mediar palabra", Adrián F.F. asestó 87 puñaladas con un punzón a su ex mujer, que le causaron la muerte por shok hipovolémico posthemorrágico, a pesar de que el SAMU llegó en pocos minutos, pero no pudo hacer nada por salvarle la vida.

Por otra parte, el jurado rechazó aplicar los atenuantes de obcecación y confesión del acusado. Éste último atenuante, al estimar que reconocer la autoría en este caso era "intrascendental", puesto que existían "varias pruebas que le atribuían su autoría, entre ellas, uno de los testigos presenciales de su acción".

El juez estima como hecho probado que cerca de las 21.30 horas del 3 de julio de 2007, en una calle de Alcoi la esposa de Said B. estaba discutiendo con su cuñado por motivos familiares. Fue en ese momento cuando el acusado acudió al lugar de la discusión y se abalanzó sobre la víctima que quedó tendida en el suelo con el acusado encima.