Denuncian la muerte de un hombre de Torremolinos (Málaga) dada de alta varias veces tras tener la tensión alta

MÁLAGA, 16 (EUROPA PRESS)

La asociación el Defensor del Paciente ha solicitado al Fiscal Jefe de Málaga, Luis Ángel Baeza, que abra una investigación de oficio y se depuren las posibles responsabilidades que puedan derivarse por una presunta imprudencia médica en el fallecimiento de un hombre de 65 años, que acudió en varias ocasiones al centro de salud de San Miguel de Torremolinos, después de que, tras un control rutinario de glucosa, se comprobase que tenía la tensión alta y no remitía.

El Defensor del Paciente, que se hace eco del testimonio de la hija del ahora fallecido, explicó en una nota que el paciente se dirigió sobre las 9.00 horas del pasado martes día 14 al centro de salud de San Miguel, en Torremolinos, al objeto de someterse a un control rutinario de glucosa.

Para tal fin, prosigue el escrito, le tomaron la tensión, aunque al comprobar "que la tenía muy alta", lo derivaron a las urgencias del mismo centro de salud, "dónde le pusieron un tratamiento a base de unas pastillas debajo de la lengua".

"Al ver que no le baja la tensión lo mandan para casa, aunque tiene que volver en unas dos horas para otra toma de tensión", volviéndole a poner dichas pastillas, relata la hija en su denuncia, en la que agrega que en ésta ocasión se le hace también un electrocardiograma, aunque "no responde al tratamiento y lo vuelven a mandar a casa con la misma recomendación, es decir, tiene que volver a ir a otro control, vuelve de terceras y lo mismo, pastillas", reprochó.

Pese a todo ello, detalló que sobre las 19.00 horas lo derivaron al Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria "para que sea valorado por especialistas y al ver que no responde al tratamiento en tanto periodo de tiempo y con tanta medicación".

Tras llegar a este centro hospitalario "sobre las 21.30 horas y con los informes y el electro entregados en el centros de salud de San Miguel de Torremolinos", le realizan nuevas pruebas, entre ellas, una radiografía, una analítica y una nueva toman la tensión, que sigue muy alta", por lo que le vuelven a administrar "la pastilla y diazepan".

Aún con todo, los resultados de las pruebas "son normales", siendo el "único signo la tensión elevadísima" que sigue teniendo el enfermo, aunque con el diazepan "le baja un poco".

Ya sobre las 3.30 horas de la madrugada recibió el alta, si bien aún "con la tensión alta, pero con el argumento tranquilizador del médico que le comenta que su cuerpo está acostumbrado a esa tensión". No obstante, a las 8.00 horas de la mañana siguiente se produce el fallecimiento en su domicilio mientras dormía, siempre según el relato del familiar.

Por todo ello, la asociación el Defensor del Paciente entendió que dicho relato "es lo suficientemente esclarecedor" como para solicitar a la Fiscalía de Málaga que abra una investigación de oficio y se depuren las responsabilidades que pudieran derivarse de este caso.