El acusado de disparar a un individuo dice que esa noche estaba cuidando de su padre enfermo

SEVILLA, 20 (EUROPA PRESS)

D.M.R., para el que la Fiscalía solicita diez años de prisión acusado de disparar con una escopeta de caza a M.M.J. tras sorprender a éste intentando forzar la reja de una de las ventanas de una carpintería ubicada en la localidad sevillana de Dos Hermanas, negó hoy los hechos y aseguró que esa noche se encontraba en su domicilio con su mujer y sus dos hijas y, por lo tanto, no estuvo en el lugar de los disparos.

Durante la celebración del juicio en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial, el encartado relató que la noche de los hechos se encontraba en su domicilio familiar cuidando de su padre enfermo y que no acudió a la granja porcina de su propiedad, desde cuya verja, presuntamente, se efectuaron los disparos contra la víctima, informaron a Europa Press fuentes del caso.

En este sentido, el acusado admitió que es propietario de dos escopetas debido a su condición de cazador, pero que las mismas se encuentran bajo llave y esa noche no las utilizó "ni él ni nadie", indicando que se enteró de todo lo sucedido cuando la Policía contactó con él para tomarle declaración.

Por su parte, la víctima aseguró que la noche de los hechos, el 9 de septiembre de 2003, se encontraba junto a otro individuo intentando forzar con una cizalla la reja de una de las ventanas de una carpintería, cuando fueron sorprendidos por unos disparos que, al parecer, procedían de la puerta de la granja porcina propiedad del acusado.

PÉRDIDA DE LA VISIÓN DEL OJO DERECHO

No obstante, señaló que sólo recuerda la silueta de este último, porque tras ser alcanzado por los disparos --uno de ellos acabó con la visión de su ojo derecho-- corrió hacia el coche y huyó de la zona, tras lo que acudió al Hospital de Valme para ser curado de las heridas sufridas.

Según relata el Ministerio Público en su escrito de acusación, consultado por Europa Press, los hechos tuvieron lugar alrededor de las 1,00 horas del 9 de septiembre de 2003, cuando la víctima acudió en compañía de un segundo individuo a las parcelas de Montelirio, junto a la barriada Las portadas de Dos Hermanas, donde trató de acceder, violentando con una cizalla la reja de una de las ventanas, a las instalaciones de una carpintería allí ubicada.

En este sentido, el fiscal señala que mientras M.M.J. llevaba a cabo esta acción, fue sorprendido por el acusado, quien al tiempo que le recriminaba su acción salió "súbitamente" de la parcela ubicada en frente de la carpintería portando una escopeta de caza monocañón.

Así, "de forma sorpresiva", sin permitir la reacción de la víctima y con la intención de causarle la muerte, el encausado le disparó cuatro veces en la oscuridad desde una distancia de 15 metros, alcanzándole en la cara. Como sólo consiguió herirlo, la víctima emprendió la huída y se dirigió a un centro hospitalario donde fue atendido de sus lesiones.

Como consecuencia de ello, la Fiscalía pide para el encartado diez años de prisión por un presunto delito de asesinato en grado de tentativa, así como al pago de una indemnización de 130.000 euros.