El Acusado de intentar forzar sexualmente a su esposa en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) niega los hechos

La defensa pide la libre absolución de su representado al entender que "no existen pruebas de cargo" contra el mismo

SEVILLA, 19 (EUROPA PRESS)

J.I.S.G., de 32 años de edad y con antecedentes penales, negó hoy que intentara forzar sexualmente a su esposa en la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra, hechos por los que la Fiscalía de Sevilla solicita cinco años y seis meses de prisión, según informaron a Europa Press fuentes judiciales.

Durante la celebración de la vista oral en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla, el procesado reconoció que el día 26 de julio de 2005 acudió al domicilio de su esposa con el objetivo de pedirle una nueva oportunidad de reiniciar la relación entre ambos, pero negó que la tirara sobre la cama ni que intentara forzarla sexualmente.

En este sentido, J.I.S.G. admitió que acudió al domicilio de su esposa tras haber consumido alcohol y cocaína, por lo que la víctima "se asustó mucho", negando no obstante que le quitara la ropa y que hubiera empleado violencia física contra ella, ya que lo único que quería es que le diera una oportunidad de volver a estar juntos.

Por su parte, su esposa se acogió a su derecho a no declarar, mientras que los dos peritos que acudieron a la vista oral se reafirmaron en sus informes y señalaron que la víctima no presentaba lesiones genitales ni hematomas, y tan sólo sufrió una crisis de ansiedad.

Una vez concluidas las pruebas, el Ministerio Público decidió elevar a definitivas sus conclusiones, mientras que la defensa del imputado solicitó su libre absolución al entender que "no hay ninguna prueba de cargo" contra el mismo, tras todo lo cual el juicio quedó visto para sentencia.

Según recoge el Ministerio Público en su escrito de acusación, consultado por Europa Press, los hechos acontecieron el día 26 de julio de 2005, cuando el encartado acudió al domicilio de su esposa, C.M.C., y "con ánimo de satisfacer su apetito sexual" se dirigió al dormitorio donde ésta dormía.

DESPERTÓ "BRUSCAMENTE" A SU MUJER

En ese momento, el acusado despertó "bruscamente" a su mujer y le exigió que mantuviera relaciones sexuales con él, algo a lo que la víctima se negó, tras lo que se levantó de la cama para intentar salir del dormitorio.

Así, el fiscal relata que el acusado alcanzó a su esposa y, "agarrándola fuertemente de los brazos", la tiró sobre la cama y, con intención de agredirla sexualmente, "comenzó a gritarle con el puño en alto que abriera las piernas", llegando a quitarle la ropa interior, aunque finalmente no logró su propósito. Como consecuencia de la agresión, C.M.C. sufrió una crisis de ansiedad y dolor en ambos brazos.

Por todo ello, la Fiscalía pide para el acusado cinco años y seis meses de prisión por un presunto delito de agresión sexual en grado de tentativa; una indemnización de 600 euros, y las prohibiciones de acudir al domicilio de la perjudicada o a cualquier otro lugar donde habitualmente se encuentre; de aproximarse a ella a una distancia inferior a 500 metros y de comunicarse con la misma por cualquier medio de comunicación, verbal, escrito, visual o sonoro durante siete años.