El acusado de matar al dueño del bar 'La Pará' niega los hechos y pide su absolución

SEVILLA, 16 (EUROPA PRESS)

La representación jurídica del presunto autor del homicidio del bar 'La Pará' de Triana, donde falleció un camarero chino de 33 años el pasado mes de mayo, ha presentado su escrito de defensa en el que niega relación alguna con la muerte de la víctima y, por tanto, reclama su libre absolución.

Fuentes del caso explicaron a Europa Press que la defensa considera que los hechos no sucedieron como relata en su escrito de acusación el Ministerio Fiscal, que solicita 17 años y seis meses de cárcel porque entiende que D.C.M. robó a la víctima y acabó con su vida a puñaladas.

Entre las últimas diligencias en el caso, el procesado, que se sentará en el banquillo en los próximos meses, ha sido sometido a una prueba de ADN para certificar si era consumidor de sustancias estupefacientes, si bien todavía no hay resultados al respecto.

Así, en el mismo juicio en el que la defensa pedirá la absolución, el fiscal pedirá 17,6 años de prisión por un delito de hurto, un delito de robo con violencia y un último delito, el más importante, de homicidio.

El Ministerio Público defiende que desde abril de 2008 el inculpado había realizado "labores de vigilancia" del establecimiento que el ahora fallecido regentaba en Triana con objeto de averiguar "medidas de seguridad, objetos de valor existentes, rutinas, horarios y costumbres de los dueños", un matrimonio compuesto por un ciudadano chino y una mujer de origen rumano.

Según prosigue el fiscal, el acusado robó una furgoneta el 22 de mayo y la dejó estacionada en las inmediaciones del citado bar, donde entró sobre las 23,00 horas del 24 de mayo y esperó a que no quedara ningún cliente en el establecimiento.

Pasada ya la medianoche, según reza en el escrito de acusación consultado por Europa Press, el imputado se dirigió a J.L. "con el fin de acabar con su vida" y le "asestó varias puñaladas" en el cuarto de baño.

Tras ello, supuestamente se apoderó de un televisor de pantalla plana, un descodificador, un ordenador y la recaudación tanto de la caja registradora como del teléfono público para, posteriormente, huir del lugar del incidente.

El procesado fue detenido el 28 de mayo de 2008, cuando la Policía encontró en su domicilio tres billetes chinos, así como un frasco de rimel y una gomilla del pelo que la mujer del fallecido tenía en la caja registradora.

El fiscal, además de la pena de prisión, solita una indemnización de 165.000 euros para la viuda y el hijo que la pareja tenía en común.