El acusado de quemar a un langreano sostiene que fue un accidente mientras la víctima no recuerda lo sucedido

Un testigo protegido asegura que el procesado amenazó a la víctima con matarla "si no le devolvía el dinero de la droga"

OVIEDO, 27 (EUROPA PRESS)

El hombre acusado de quemar a Rubén Martínez, de 31 años, en el domicilio del procesado el 7 de octubre de 2007 sostuvo hoy, durante el juicio, que la víctima sufrió un accidente cuando se derramó un bote de alcohol al lado de un hornillo en la cocina. Por su parte, Rubén Martínez, que sufrió quemaduras en el 40 por ciento de su cuerpo, no logró recordar nada de lo sucedido.

La vista oral se celebró hoy en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo y quedó vista para sentencia. La fiscalía y la acusación particular solicitan nueve años de prisión, mientras que la defensa, solicita la libre absolución al entender que "que no hay indicios suficientes para determinar que el fuego fue provocado". El juicio ha quedado visto para sentencia.

El acusado Manuel M. T., que cambió en varias ocasiones su versión de los hechos, manifestó hoy ante el juez que la víctima "tropezó" con un bote de alcohol que estaba en la cocina al lado del hornillo y se prendió fuego. En ese instante, el acusado relató que cogió al herido y lo llevó a la bañera para sofocar el fuego. "Si en se valiente momento de mi vida no lo apago...", así terminó el acusado sus palabras.

Esta versión fue negada por los agentes de la Policía Científica que negaron que existiera algún rastro de tejido quemado en el interior del baño. Por el contrario, sí hallaron tejidos en la cocina, en el pasillo y en dos tramos de las escaleras del edificio. Además, la policía encontró rastros de tela quemada en el hostal en el que residía el herido, aunque la Policía asegura que las quemaduras se produjeron en la vivienda del acusado.

Por su parte, la víctima dijo que no se acordaba de nada de lo sucedido y que lo siguiente que recuerda es despertarse en la Unidad de Quemados del Hospital de Getafe de Madrid.

"TE JURO QUE TE MATO"

Entre los testigos, declaró un testigo protegido, que aseguró ver la noche en la que ocurrieron los hechos al acusado y a la víctima discutiendo enfrente del portal del procesado. "Si no me devuelves el dinero de la droga te juro que te mato. Ya estuve en la cárcel una vez y no me importa volver", estas son las palabras que el testigo protegido escuchó de boca del acusado y añadió que tras la discusión Manuel M. T. cogió a la víctima por el brazo y la introdujo en el portal.

Por su parte, los forenses señalaron que la extensión quemada de su cuerpo, en brazos, piernas y parte del tórax "es muy superior para que la víctima se haya quemado de forma accidental" y aseguraron que "la falta de memoria para recordar el suceso es muy común debido a una amnesia disociativa". Respecto al acusado, los psicólogos apuntaron que el acusado "tiene capacidad para diferenciar el bien del mal".

La víctima, que logró salvar su vida, estuvo varios días ingresado en estado crítico en la unidad de grandes quemados del Hospital Universitario de Getafe a raíz de las quemaduras. El supuesto agresor cuenta con 17 antecedentes delictivos, entre los que figura una condena por homicidio.

Los hechos ocurrieron el 7 de octubre de 2007 cuando una patrulla de la Comisaría de la Policía Nacional en Langreo se desplazó a las 3.00 horas a la pensión El Molín, tras recibir la llamada de alerta, y se encontró en las escaleras de la pensión con el propietario del establecimiento junto al herido.