El defensor afirma que el acusado de matar a su padre y hermana sólo tuvo un miedo atroz

  • Valladolid, 26 feb (EFE).- El defensor del hombre de 32 años acusado de matar a su padre con una catana y a su hermana a cuchilladas ha descrito hoy al encausado como "un enfermo metal", sin posibilidad de relacionarse con nadie porque "no ha tenido más en su vida que un miedo atroz a su padre, un miedo espeluznante".

Valladolid, 26 feb (EFE).- El defensor del hombre de 32 años acusado de matar a su padre con una catana y a su hermana a cuchilladas ha descrito hoy al encausado como "un enfermo metal", sin posibilidad de relacionarse con nadie porque "no ha tenido más en su vida que un miedo atroz a su padre, un miedo espeluznante".

Así lo ha explicado el letrado ante las cinco mujeres y cuatro hombres elegidos hoy para formar parte del jurado popular que deliberará sobre la culpabilidad o no culpabilidad de Ismael V.S., para quien la fiscal demanda cuarenta años de cárcel por dos asesinatos, cometidos al causar una treintena de heridas con una catana a su padre y quince heridas con un cuchillo de cocina a su hermana.

El defensor, al exponer sus alegaciones, ha comparado la vida de los miembros del jurado, con situaciones estables, hijos con los que se llevan bien y otros factores, con la vida del encausado, quien "la única relación que tiene a nivel emocional es con el miedo y en un momento determinado ha estallado".

Ismael V.S., que ha estado años sin salir de su casa, ha sufrido siempre el maltrato, cómo su padre "machacó sistemáticamente la vida de su familia", y ha puesto como ejemplo de su situación manifestaciones del acusado en las que indicó que fue feliz cuando su padre, alcohólico, tuvo que trabajar dos meses fuera de casa.

El letrado ha relatado cómo la madre del acusado metía a sus hijos en la cama cuando llegaba su marido por las noches para evitar problemas si se encontraban el progenitor y sus vástagos.

"No me imagino lo que puede ser para un niño llorar porque su padre llegue, en lugar de llorar, como el resto, porque su padre se vaya", ha puesto como ejemplo el abogado.

"Es un enfermo mental", "no era libre para elegir; su actuación vino motivada por su estado mental en el que tenía que defenderse como un animal enjaulado", ha dicho el abogado, quien sostiene que el procesado mató a su padre después de que el progenitor quitase la vida a su hermana.

Ha reconocido que el acusado "no se encuentra en condiciones de salir de aquí a la calle a tomarse unas cañas; necesita tratamiento médico" y, por eso, ha apelado a la responsabilidad del jurado para que apoyen, bien su curación, bien la estabilización de su estado, lo que le permitiría reintegrarse en la sociedad.

Por el contrario, la fiscal ha asegurado que el acusado mató "intencionadamente" tanto a su hermana como a su padre, "sabiendo lo que hacía".

Ha admitido que Ismael V.S. presentaba rasgos de introversión, era callado y llevaba unos años sin salir del domicilio, a la vez que ha insistido en que "sabía lo que hacía", era plenamente consciente de las consecuencias de sus actos.

Ha llamado la atención del jurado sobre la "tarea difícil, de mucha responsabilidad" que tiene por delante y ha argumentado que el acusado quería quitar la vida a su padre porque dirigió el arma a la zona del corazón.

Sin embargo, la víctima se encontraba sin armas, fue sorprendido por el ataque y nada pudo hacer.

Tras la elección del jurado y la exposición de las alegaciones de las partes, está previsto que el encausado declare mañana en la sala de vistas, una comparecencia a la que seguirá la de su madre como testigo.

Provisionalmente, la fiscal pide cuarenta años de cárcel por dos asesinatos, mientras la defensa reclama la absolución, al considerar que cometió un delito de homicidio pero es "inimputable" como consecuencia de la psicosis esquizofrénica que padece desde hace años, y pide una medida de internamiento no superior a cinco años.