Forenses dictaminan que la presunta asesina de la anciana del Agra (La Coruña) era plenamente consciente de sus actos

La acusada se enfrenta a una pena de prisión de 34 años y a 110.240 euros de indemnización

LA CORUÑA, 16 (EUROPA PRESS)

Los forenses citados a declarar por el asesinato de la anciana Rocío Arana Santiago y por el robo y apuñalamiento de Visitación Fisteu dictaminaron que la presunta asesina era "plenamente" consciente de sus actos, y que no se encontraba bajo el síndrome de abstinencia, en el momento en el que los llevó a cabo el pasado 24 de julio de 2007 en el barrio coruñés del Agra del Orzán.

Así lo manifestaron hoy en la sala número 2 de la Audiencia Provincial de La Coruña, donde los cuatro forenses precisaron que uno de los cortes que Rocío Arana tenía en el cuello fue el causante de su muerte.

El dictamen médico llega un día después de que la única acusada por los delitos de robo con homicidio, en el caso de Rocío Arana, y robo con homicidio en grado de tentativa, en el caso de Visitación Fisteu, I. I. C., reconociese el día anterior "tener recuerdos de la primera agresión", pero que no recordar nada del enfrentamiento con Visitación Fisteu.

La defensa justificó que la falta de memoria de la acusada se debe a su adicción a las drogas y a que ese día se encontraba bajo el síndrome de abstinencia, un argumento que el letrado Jesús Lamelas utilizó como eximente para tratar de rebajar la condena en el delito reconocido de homicidio y robo contra Rocío Arana Santiago.

A este respecto, la procesada explicó que era consumidora de hachís desde los quince años, de cocaína desde los 16 de heroína desde los 20. Además, reconoció que conseguía dinero prostituyéndose y todo lo que ganaba era para comprar droga.

INVALIDADO

Tras la vista de hoy, la abogado del Estado consideró que este argumento ha quedado invalidado después de las declaraciones de los forenses y de las manifestaciones que la propia acusada llevó a cabo el mismo día de la supuesta agresión.

En esa ocasión, y tal como declaró el testigo, Juan Carlos Serrano Rodríguez, la propia acusada le relató que había tenido un problema con una señora "a la que podría haber matado porque cayó al suelo".

Además, y tal como declaró también la acusada, ya había consumido ese mismo día, por lo desde la acusación entienden que "no podía estar bajo el síndrome de abstinencia", una circunstancia que también avalaron los forenses.

SIN PRUEBAS EN EL DELITO CONTRA VISITANCIÓN FISTEU

En cuanto a la acusación por homicidio en grado de tentativa por la agresión contra Visitación Fisteu, la defensa considera que las pruebas presentadas por el abogado del Estado y por la acusación particular no son lo "suficientemente claras", como para culpar a la acusada de este delito.

Por ello, Jesús Lamelas pidió en este caso la libre absolución, ya que apuntó que Visitación Fisteu tuvo dudas en la primera rueda de reconocimiento a la que fue sometida, aunque un año y medio después, y ya en el juzgado, afirmarse "estar segura" de que la acusada era la persona que la agredió aquella tarde julio del 2007.

Por su parte, desde la acusación sostienen que el testimonio de Visitación ha sido el mismo desde el primer día, y que es "lo suficientemente claro y rotundo", para acusar a la detenida del delito de robo con homicidio en grado de tentativa.

De esta manera, el fiscal considera a la sospechosa culpable de dos delitos de homicidio, uno de ellos en grado de tentativa, y de dos robos. Pide que sea condenada a 34 años de prisión y que indemnice con 20.240 euros a su segunda víctima por los días que tardó en curarse de las heridas y por las secuelas físicas y psíquicas que le han quedado. Para los herederos de Rocío Arana el representante del Ministerio Público reclama 90.000 euros de indemnización.

El juicio ha quedado visto para sentencia a la espera que su Señoría dictamine si hay o no pruebas para acusar a a la detenida de los delitos que se le acusan.