Juzgan el lunes a un acusado de violar a una niña de 13 años y amenazar con matar a su familia si lo contaba

Etiquetas

La fiscal pide nueve años de cárcel para el procesado, que además contagió a la menor una enfermedad de transmisión sexual

SANTANDER, 16 (EUROPA PRESS)

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria juzgará el próximo lunes a un hombre acusado de violar a una niña de 13 años y de amenazar con matarla a ella y a su familia si contaba lo sucedido. La fiscal pide una condena de nueve años de cárcel para el procesado, P.S.R., que además, supuestamente contagió a la menor una enfermedad de transmisión sexual.

Según se explica en el escrito de acusación de la fiscalía, los hechos sucedieron en noviembre del año 2005, una tarde en que el acusado se acercó a la vivienda de la niña --a la que conocía por su afición mutua a los caballos--, y llamó al telefonillo para hablar con ella.

El hombre pidió a la niña que bajara y cuando ésta llegó al portal, en pijama, bata y zapatillas, le dijo que entrara al coche para hablar en otro sitio, añade la acusación particular.

El acusado se llevó a la menor en su coche hasta un alto y allí la violó mientras la insultaba. Después, la amenazó con dar un tiro y matar a su madre, a su hermano, a su padrastro y a ella misma si contaba lo sucedido.

A consecuencia de la violación, el hombre contagió a la menor una enfermedad de transmisión sexual --por la que requirió tratamiento farmacológico--, y además la niña sufrió estrés postraumático.

La fiscal pide para el acusado ocho años de cárcel por un delito de violación, otro año por el delito de amenazas y ocho días de localización permanente por una falta de lesiones. Además, reclama que indemnice a la niña con 18.000 euros por el daño moral, más la cantidad que se determine en el juicio o en ejecución de sentencia por las lesiones (por la transmisión de la enfermedad).

La acusación particular, por su parte, pide también ocho años por la agresión sexual y otro por las amenazas, junto con 18.000 euros de indemnización por los daños morales.

Además, la fiscalía pide que se prohíba al acusado acercarse a la menor durante el plazo de doce años por la violación y durante dos años por las amenazas, unas peticiones de alejamiento que secunda la acusación particular, pero no sólo a favor de la niña, sino para toda la familia.