Juzgan mañana a un padre y su hijo acusados de golpear con un hacha a un hombre tras una discusión

GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)

La Sección Primera de la Audiencia de Granada juzga desde mañana a un padre y su hijo acusados de homicidio en grado de tentativa contra un tercero, al que golpearon con un hacha en la cabeza tras una discusión previa que se originó en el interior de un bar de Órgiva (Granada), hechos por los que se enfrentan a un total de 14 años de cárcel.

El juicio ya fue suspendido el pasado 2 de marzo por la ausencia de los propios acusados y los testigos, por lo que el tribunal acordó que los procesados fueran conducidos por las fuerzas del orden en los días fijados para la vista, mientras que el resto de ausentes --todos menos los guardias civiles que instruyeron las diligencias-- fueran multados con 200 euros. Sí se presentó ese día la víctima, identificada como Francisco G.E., que el fiscal acusa también de una falta de lesiones y pide que indemnice con 318 euros a uno de los presuntos agresores a quien golpeó durante la riña.

Según el escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press, los hechos se remontan a mayo de 2007, cuando se originó en el bar 'Casa Santiago', situado en la localidad de Órgiva (Granada), una discusión entre Francisco G.E. y José L.B., a raíz de la cual el primero golpeó al segundo causándole diversas lesiones.

José L.B. acudió a su vivienda para contarle lo sucedido a su hijo, José M.L., que estaba celebrando una fiesta, mientras que Francisco G.E., se fue a una discoteca de la localidad acompañado de varias personas.

Posteriormente, Francisco G. salió de la discoteca y se introdujo en su coche para dirigirse a otro localidad, cuando se encontró a José L.B. que lo esperaba en mitad de la calle y le invitó a que se bajara del vehículo "ya que tenían que hablar". Así lo hizo Francisco, que le siguió hasta un callejón.

Allí se encontraba escondido el hijo de José L.B., que golpeó a Francisco G.E. por la espalda con un hacha en la cabeza, cayendo la víctima al suelo, momento en que el padre le propinó varias patadas y golpes con la parte roma de la hoja del hacha. Ambos abandonaron posteriormente el lugar.

Como consecuencia de la agresión, Francisco sufrió lesiones que, según el fiscal, "pusieron en riesgo su vida", al sufrir un traumatismo craneoencefálico con fractura craneal de diez centímetros de longitud en trazo vertical y cuatro en horizontal, por lo que permaneció dos días hospitalizado y necesitó otros 43 para curarse.

El Ministerio Público considera que estos hechos son constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa por parte de José M.L. y José L, para quienes solicita una pena de siete años para cada uno además de una multa de 4.915 euros en concepto de indemnización.

Por su parte, indica que Francisco G. ha incurrido en una falta de lesiones, por lo que, además de la indemnización de 318 euros, solicita una multa de 600 euros a razón de una cuota diaria de diez euros durante dos meses.

El juicio ya fue suspendido por primera vez el pasado 19 de septiembre de 2008 por la baja laboral de un letrado, que acudió a la Sección Primera con un brazo en cabestrillo. También, ante el recurso de súplica presentado por el abogado de la defensa, y al no oponerse el Ministerio Fiscal, el juez decretó entonces la libertad provisional para José M.L., por el tiempo en que ya había permanecido en prisión preventiva, al ser la dilación de la vista superior a los cinco meses y al entender que se daban todos los condicionantes necesarios para ello.