Juzgan mañana en Córdoba a un acusado de matar a un peatón cuando conducía ebrio

CÓRDOBA, 11 (EUROPA PRESS)

El ministerio público pide un total de tres años de cárcel para J.S.G., que será juzgado mañana en Córdoba por un delito de homicidio imprudente tras matar a un hombre que estaba en un paso de peatones después de que el vehículo que conducía bajo los efectos del alcohol se saliera de la vía.

Según la calificación del fiscal, a la que tuvo acceso Europa Press, el 24 de febrero de 2007 el acusado, junto con otros amigos, salieron a celebrar los carnavales y a lo largo de la noche ingirió bebidas alcohólicas.

Sobre las 08,20 horas del día siguiente, el procesado, conduciendo el vehículo, se dirigió a la calle Venerable Juan de Santiago, en Córdoba, donde se bajaron del mismo dos amigos, continuando con él otro de ellos con el que había mantenido continuas discusiones a lo largo de la noche.

Éste le recriminó la actitud hostil que había mantenido J.S.G, lo que dio lugar a una nueva discusión y a que el amigo se bajara del coche. Así, "el acusado, muy alterado de ánimo e influido por el alcohol que había ingerido, continuó la marcha a gran velocidad".

En la Avenida Compositor Rafael Castro, en dirección a la Glorieta de Mercacórdoba, el procesado recibió una llamada en el móvil y al cogerlo se despistó en la circulación, "lo que provocó que el vehículo se saliese de la vía, contactando con una valla existente en el margen derecho".

Así, perdió la verticalidad, de modo que circuló por encima de ella apoyado únicamente en las dos ruedas laterales izquierdas hasta que llegó al lugar donde se encontraba parado la víctima, esperando a cruzar un paso de peatones, a quien arrolló causándole graves heridas que determinaron su urgente traslado al Hospital Reina Sofía de Córdoba, donde falleció pocas horas después.

Añade el fiscal que el acusado detuvo momentáneamente el coche y a pesar de "ser consciente del atropello, reanudó la marcha abandonando el lugar a gran velocidad sin prestar auxilio al peatón herido".

Por tales hechos, el ministerio público pide para J.S.G. un año y medio de cárcel por el delito de homicidio imprudente, otro año y medio más por omisión del deber del socorro, además de cinco años de privación del derecho a conducir ciclomotores y vehículos a motor.