La Fiscalía pide 20 años de cárcel para el acusado de asesinar a su hijastra en Lanzarote

El hombre estaba "obsesionado" con la adolescente, según el Ministerio Público

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 17 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía ha solicitado imponer 20 años de cárcel para Antonio Luis Ferreira Machado por el asesinato de su hijastra, Yuliza Antonia Pérez, de 18 años, a quien presuntamente estranguló el 7 de noviembre de 2007 en su domicilio en Arrecife (Lanzarote) y trasladó el cadáver hasta una escombrera.

Un Tribunal de Jurado enjuiciará el próximo lunes al procesado, acusado de un delito de asesinato, durante el juicio en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas, según el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público al que ha tenido acceso Europa Press.

Según el fiscal, Antonio Luis Ferreira, de nacionalidad portuguesa, residía en el domicilio de Arrecife con su pareja y la hija de esta última, Yuliza.

CONTRARIO A SUS CREENCIAS RELIGIOSAS

Desde la llegada de la joven a Lanzarote el 7 de mayo de 2007 el acusado, "movido por una obsesión hacia ella, había mantenido una relación agobiante y asfixiante con la misma, lo que había motivado discusiones entre ambos", la última de ellas el 7 de noviembre de 2007, en la que el imputado había impedido a Yuliza practicar las creencias religiosas que profesaba en el domicilio familiar.

Al día siguiente, el acusado, entre las nueve y las diez de la mañana, tras continuar la discusión del día anterior con Yuliza, y ante el rechazo de ésta, "aprovechando la privacidad del domicilio y su muy superior fortaleza física", acometió de manera sorpresiva a la joven "con intención de matarla o representádsele la posibilidad de su muerte", según la Fiscalía, que detalla que el acusado apretó el cuello de la chica con sus manos hasta que, "sin darle posibilidad de defensa ni de auxilio de terceros, se aseguró de darle muerte por estrangulamiento".

Posteriormente, el acusado se desprendió de los zapatos, del bolso, del sujetados y de la camiseta de la víctima, arrojándolos en un contenedor cercano y ató las manos y los antebrazos del cuerpo a la espalda con cinta de embalar marrón, trasladándolo en su vehículo hasta le escombrera de Argana Alta, donde enterró el cadáver.

La desaparición de la joven fue denunciada el 8 de noviembre de 2007. Su padrastro fue detenido el día 10 de abril de 2008 meses después de que se hallara el cuerpo de la adolescente en el citado vertedero y tras pruebas de ADN de la Policía Científica y Judicial que le inculpaban en el crimen, un suceso que conmocionó a la sociedad canaria y especialmente a la comunidad dominicana en el archipiélago.

Por ello, la Fiscalía reclama para él 20 años de prisión e inhabilitación absoluta por un presunto delito de asesinato, además de que indemnice a la madre de la víctima en la cantidad de 120.000 euros.