Piden 10 años de cárcel para un hombre acusado de agresión sexual a su pareja en Ciudad Real

CIUDAD REAL, 24 (EUROPA PRESS) El fiscal pidió hoy 10 años de prisión para un ciudadano guatemalteco por un delito de agresión sexual en la persona de su pareja en aquél momento, un mujer ecuatoriana con la que convivía en un piso en Ciudad Real capital junto a familiares de ella y un amigo suyo. Por otro lado, el Ministerio Público también solicitó una orden de alejamiento durante 15 años para que el hombre no se pueda acercar a menos de 300 metros de la mujer y una indemnización de 6.000 euros. La víctima, por su parte, renunció hoy a seguir ejerciendo la acusación particular contra su ex pareja, por unos hechos que tuvieron lugar en la noche del día 30 de septiembre de 2007. Ese día, según declaró el acusado, B.S.R.S., el llegó a casa sobre las 23.30 horas, tras haber estado viendo un partido de fútbol por televisión con un amigo que estaba de visita y residía en el mismo piso, y se acercó a la habitación que compartía con la mujer. En su relato agregó que empezó a acariciarla y que ella le rechazó de principio criticándole por haber bebido, pero que, posteriormente, accedió a tener relaciones sexuales. Ella, S.C.E.G., por su parte, declaró que en todo momento que las relaciones no fueron consentidas, que se lo hizo saber claramente y que, si siguió con las mismas, fue para no agravar más la situación. El hombre aseguró que, hasta esa noche, no tenía conocimiento de que ella fuera a dejarle, aunque la mujer si dijo que se lo había ido dando a entender, ya que estaba cansada de que él tuviera relaciones sexuales con otras mujeres y mantuviera contactos con su mujer en Guatemala, con la tenía dos hijos. A su vez, la hermana de ella y su marido, que dormían en otra habitación del piso, declararon que no habían oído ningún tipo de ruido durante la noche y que se percataron de los hechos a la mañana siguiente, él cuando la llamó su mujer y ella cuando vio cierto desorden en la casa. En declaraciones a los medios, el abogado de la defensa del hombre, Buenaventura Velasco, que pidió la absolución, afirmó que el acusado alegaba que, tras sufrir un accidente de tráfico en su país, había perdido la audición total por un oído y parcial del otro y la visión de un ojo, no percibió que ella rechazar la relación sexual. El procesado, que estuvo un tiempo en prisión tras los hechos, volvió a la cárcel tras romper la orden de alejamiento que tenía y autolesionarse con un cuchillo en el estómago.