Piden 14 años para un acusado de encerrar con llave y quemar con cigarrillos a su mujer embarazada en Sevilla

SEVILLA, 29 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía de Sevilla solicita 14 años de prisión para M.V.S., al que acusa de maltratar a su compañera sentimental --embarazada en el momento de los hechos--, S.J.J. de 25 años de edad, hasta el punto de mantenerla encerrada bajo tres llaves en su domicilio de la calle Arquitecto José Galnares de la capital hispalense y de apagarle cigarrillos en el dorso de la mano.

En su escrito de acusación, consultado por Europa Press, el Ministerio Público indica que, desde que ambos iniciaron su relación sentimental, el encartado sometía a S.J.J. a "continuas" agresiones, las cuales "se incrementaron" a partir de enero de 2008, cuando ella quedó embarazada.

En este sentido, y según relata el fiscal, desde el momento referido el acusado "ya no solo limitaba" la comunicación de su pareja con sus familiares, sino que "le impidió hablar con ellos manteniéndola encerrada en la casa y vigilándola". En las "pocas" ocasiones en que él salía del domicilio, cerraba por fuera con tres cerraduras diferentes, "siendo el acusado el único poseedor de las llaves".

Asimismo, comenzó presuntamente a golpear a su pareja "a diario" y de maneras muy diferentes, "arrastrándola por el pelo, clavándole un destornillador en la pierna, golpeándole el cuerpo con los puños y con un palo de aluminio, apagándole cigarrillos en el dorso de la mano, mordiéndole la espalda o arrojándole sillas contra el cuerpo".

OBLIGADA A BAJAR LA CABEZA Y A NO MIRAR A NADIE

Según señala el Ministerio Público, si el procesado consentía que su pareja saliera con él, la acompañaba "y la obligaba a bajar la cabeza y no mirar a nadie", mientras que seguidamente "le hacía entrar en la furgoneta de su propiedad y tumbarse en los asientos traseros para que nadie la viera", y en caso de que lo desobedeciera "la golpeaba con más fuerza".

Además, el fiscal explica que el acusado sólo permitió a su pareja acudir una vez al médico durante todo el embarazo, alegando que "con el aspecto que tenía, no podía llevarla al hospital". Además, no la dejaba comer "ya que cuando lo intentaba la golpeaba", llegando a perder hasta 20 kilogramos.

Por ello, la Fiscalía solicita para M.V.S. seis años de prisión por un presunto delito de detención ilegal; cinco años por un delito de lesiones, y tres años de cárcel por malos tratos habituales, así como el pago de una indemnización de 4.420 euros por el daño moral, las lesiones y las secuelas causadas a su compañera sentimental.