Piden 8 años de cárcel para un varón acusado de agredir a una amiga a la que acompañó a su casa en Gran Canaria

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 26 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía ha solicitado imponer 8 años de cárcel para un hombre acusado de agredir sexualmente a una amiga suya a la que acompañó hasta su vivienda en Las Palmas de Gran Canaria en la madrugada del día 16 de junio de 2007 "después de estar tomando varias copas" por distintos bares de la capital.

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas celebrará mañana (09.30 horas) el juicio contra J.C.H.S., de nacionalidad colombiana en situación irregular en España y sin antecedentes penales, acusado de un presunto delito de agresión sexual, según el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público al que ha tenido acceso Europa Press.

Según dicho escrito, sobre las cuatro de la madrugada del 16 de junio de 2007, y tras tomar varias copas con unos amigos, entre los que se encontraba el acusado, la mujer se dirigió en taxi a su domicilio en la capital grancanaria, acompañándole el acusado y otro amigo.

Cuando llegó el taxi con ellos dos solos a la casa, el acusado le pidió que le dejara subir para tomarse un vaso de agua a lo que la mujer accedió. Una vez en la vivienda, después de tomar el vaso de agua, estuvieron conversando un rato en el salón y en un momento dado, el acusado, "con ánimo libidinoso, la sujetó supuestamente fuertemente por los dos brazos y la llevó hasta una habitación y la lanzó sobre la cama".

Allí se colocó entre sus dos piernas y con una mano la sujetó por las muñecas y le colocó los brazos sobre la cabeza e intentó realizar prácticas sexuales con ella. Sin embargo, la mujer le dijo que la dejara "dando un grito", por lo que presuntamente recibió una bofetada del acusado, quien, según el Ministerio Público, "le tapó la boca para que parara de gritar, quedando la mujer inmóvil por temor a que pudiera hacerle daño".

A continuación, el acusado mantuvo con la mujer relaciones sexuales hasta que ella logró propinarle una fuerte patada, lo que le hizo caer al suelo y desistir en su actitud.

Por todo ello, la Fiscalía pide 8 años de prisión para el procesado, para quien también reclama imponer la prohibición de aproximarse a la víctima, a su lugar de residencia y de comunicación con la misma por cualquier medio durante 9 años.