Piden la absolución por "trastorno mental" para un hombre que trató de matar a su mujer en Logroño

LOGROÑO, 15 (EUROPA PRESS)

El fiscal solicita la absolución para un hombre que presuntamente trató de matar a su mujer en Logroño al sufrir "trastorno mental" y solicita un tratamiento psiquiátrico durante un máximo de diez años y la prohibición de acercarse a su mujer.

El próximo día 28 de abril se juzgarán en la Audiencia Provincial de Logroño el suceso constitutivo de "homicidio en agrado de tentativa", según se recoge en el escrito de la acusación.

Este suceso se produjo en el seno de una pareja "que había desarrollado con normalidad" su convivencia matrimonial. No obstante, a partir de julio de 2007 comenzó a percibirse en el acusado, L.P.C.C., con 40 años en ese momento, un comportamiento "extravagante" e "irracional" fruto de una "situación de estrés y conflicto laboral".

La noche del 9 de diciembre, día en el que el procesado había acudido, se desencadenó el incidente. El matrimonio se encontraba en la cama, ella preparando las clases del día siguiente y él leyendo una revista. Las dos hijas, de 3 y 5 años, permanecían en sus habitaciones.

El procesado se levantó de la cama y comenzó a encender todas las radios del domicilio. Poco después, su mujer, al "oír abrirse la puerta de entrada", se dirigió a ver qué ocurría y, para su sorpresa, se encontró a su marido que "desde el rellano entraba en la vivienda con un cuchillo en la mano y la cara desencajada" y, tras cruzarse con ella, comenzó a dar "indiscriminadamente" puñaladas a los muebles del salón.

La mujer "muy asustada" trató en vano de refugiarse en la habitación de sus hijas. Sin embargo, el procesado le dio antes alcance y "comenzó a asestarle cuchilladas" y "golpearle con un paraguas" causándole numerosas lesiones.

La agresión se prolongó hasta que ella consiguió abrir la puerta de la casa, salir al rellano y advertir a sus vecinos. "La inmediata asistencia médica prestada 'in situ' por una vecina médica y seguidamente por los servicios médicos" impidió su fallecimiento.

La agresividad del procesado se dirigió incluso contra los policías que le detuvieron, de tal forma que a un agente llegó a romperle los guantes anta-corte. En la comisaría continuó con este mismo comportamiento.

La unidad psiquiátrica del Hospital San Pedro le diagnosticó "un probable trastorno psicótico agudo con síntomas de esquizofrenia". Este episodio psicótico se traducía en que las facultades volitivas y cognitivas de esta persona quedaban anuladas y derivaban en una conducta agresiva hacia la víctima.

PENA SOLICITADA

Para el fiscal estos hechos constituyen un delito de homicidio en grado de tentativa. Sin embargo, el trastorno mental diagnosticado hace que proceda la absolución del acusado y su sometimiento a un tratamiento psiquiátrico de hasta diez años.

Asimismo también se recoge la petición de "residir en Logroño" y "aproximarse y comunicarse con su esposa".

Al procesado se le pide que indemnice a la víctima con 5.280 euros por las lesiones y 15.000 euros por las secuelas; al SERIS con el importe de la asistencia médica prestada y al agente con el importe de los guantes anti corte, valorados en 60 euros.