Suspenden hasta julio el juicio por la muerte de la esposa del presidente de Nigeria en 2005

MÁLAGA, 25 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de lo Penal número 6 de Málaga ha suspendido hasta el próximo mes de julio el juicio contra un especialista en cirugía plástica y estética por la muerte de la esposa del presidente de la República de Nigeria en 2005, tras una operación en una clínica de Marbella (Málaga).

El juicio estaba fijado en principio para mañana, aunque la vista oral ha sido suspendida y se celebrará el día 10 de julio, según informaron a Europa Press fuentes judiciales. La Fiscalía malagueña solicita inicialmente una pena de dos años de prisión y cinco de inhabilitación para el acusado.

Según relata el fiscal, en agosto de 2005 la víctima acudió a una clínica para ser sometida a una operación de cirugía estética y fue atendida por el acusado, que tras realizarle algunas pruebas, la citó para el día 20 de octubre. Entonces, según las conclusiones provisionales, le hicieron nuevos exámenes médicos para hacerle la operación el día siguiente.

Durante la intervención, señala la acusación pública en su escrito inicial, al que tuvo acceso Europa Press, el procesado, a pesar de haber hecho más de 300 liposucciones, "no controló correctamente la cánula con la que extraía la gasa y le causó a la mujer cinco incisiones en la cara ventral del lóbulo izquierdo del hígado" y también un desgarro y otras cuatro punciones en una parte del colon.

En las horas siguientes a la operación y en el transcurso del postoperatorio, el ministerio fiscal indica que estas lesiones "le ocasionaron una pérdida masiva de sangre", entre otros problemas, como "una parálisis intestinal refleja", lo que acabó desarrollando un cuadro de shock séptico e hipovolémico, que, "a pesar de presentar claros signos comunes a ellos, no fue diagnosticado por el doctor".

POSTOPERATORIO

Ademas, señala que el acusado, que siguió todo el postoperatorio, "le fue administrando un tratamiento no correcto para el cuadro que presentaba". Cuando la situación era ya "crítica", el especialista decidió trasladarla a otra clínica de Marbella, pero en vez de hacerlo en un helicóptero sanitario, con cuya empresa había un acuerdo, "lo hizo en un vehículo de la propia clínica".

La mujer falleció en la madrugada del día 23 de octubre en esa otra clínica, donde, "a pesar de poner los medios necesarios, no se pudo evitar el fallecimiento". Para el fiscal, los hechos constituyen un delito de homicidio imprudente del que acusa a este especialista en estética.

Ademas de solicitar la pena de prisión e inhabilitación para el acusado, la acusación publica pide que la compañía aseguradora, y subsidiariamente el procesado, indemnice a los herederos de la mujer con la cantidad de 120.000 euros.