Testigos sitúan al acusado de matar al empresario de La Herradura (Granada) en la zona y hora del crimen

GRANADA, 25 (EUROPA PRESS) Varios propietarios de distintos establecimientos y locales de ocio de la Herradura (Granada) situaron hoy al único acusado de la muerte del empresario Daniel B. en la zona y hora del crimen, que se produjo en la madrugada del 19 al 20 de mayo de 1998 en el Paseo Marítimo de la localidad. En la tercera sesión del juicio en la Sección Primera de la Audiencia de Granada declaró más de una decena de testigos, varios hermanos de la víctima, empresarios de la zona y la ex mujer del procesado Antonio C.P., que negó que una hija de ambos viviera en esas fechas en Venezuela, uno de los argumentos esgrimidos por el inculpado el pasado lunes para justificar su viaje a ese país. El propietario de uno de los bares donde estuvo el acusado de homicidio el día de los hechos testificó que éste y "otro gallego" estuvieron en su local, donde Antonio C.P., que era cliente habitual, le dijo que estaba "indignado" porque tenía que resolver unos "problemas" con Daniel B. acerca de la mejillonera que compartían. Después de marcharse, el dueño del bar llegó a ver sobre la una de la madrugada el coche del acusado, en el que iban dos ocupantes, circulando a gran velocidad por el Paseo, cuando Antonio C.P. --que se enfrenta a una petición de 23 años de prisión de la acusación particular-- ya declaró que había abandonado la localidad a las 23,00 ó 00,00 horas. También el regente de 'El Califa', situado a unos 150 metros de donde se encontró el cadáver del empresario, aseguró que el acusado entró en su negocio a comprar tabaco cuando estaba ya cerrando, mientras que el propietario de 'La Sardina' lo situó horas antes en su local con otras personas, una de ellas otro de los acusados en la causa por tráfico de drogas. Dos hermanos del fallecido volvieron a confirmar hoy que Daniel B. estaba "amedrentado" por las amenazas que recibía, de las que informó a sus familiares, que no presenciaron sin embargo ninguna de ellas. Una hermana indicó además que la cliente de un restaurante le dijo a su propietaria que vio esa noche el coche de Antonio C.P. junto al del fallecido y posteriormente al acusado huyendo precipitadamente del lugar, si bien esta mujer no llegó a dar su testimonio "por no querer más problemas". TRÁFICO DE DROGAS En la causa están supuestamente implicados un total de siete personas, Antonio C.P. y otros seis procesados por un delito contra la salud pública, por el que se enfrentan a penas de tres años de cárcel. Todos, incluido el presunto autor del disparo, negaron el pasado lunes todos los hechos de los que se les acusa. El fiscal, que pide para Antonio C.P. un total de 15 años de prisión --por homicidio y tráfico de drogas--, relata en su escrito de conclusiones provisionales que el 20 de mayo de 1998 éste llegó desde O Grove a La Herradura porque tenía preparado con el resto de los inculpados un desembarco de un importante alijo de hachís, cuando se encontró con Daniel B., con el que tenía serias desavenencias por la titularidad y el uso de la mejillonera. En el transcurso de una discusión, según la Fiscalía, Antonio le efectuó un disparo, al parecer con un revólver --aunque el arma no ha aparecido--, que le alcanzó a la víctima en el cuello, que le causó la muerte inmediata por intenso shock hemorrágico. Inicialmente el proceso contaba con dos acusados más, pero el Tribunal Supremo hizo firme la prescripción de los delitos contra la salud pública de los que se acusaba, ratificando un auto de la Audiencia de Granada. Al finalizar la vista oral, familiares del empresario volvieron a increpar como ayer a Antonio C.P. a las puertas de la Audiencia de Granada, por lo que tuvo de nuevo que ser custodiado por la Policía Nacional y abandonar el edificio judicial en un coche patrulla. Las sesiones del juicio, que están fijadas hasta el próximo lunes 30 de marzo, se reanudarán mañana con la declaración de una decena de testigos más.