Tres meses de prisión por pegar con un paraguas a su marido, con el que ya no mantenía relación

SANTANDER, 18 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de lo Penal número 4 de Santander ha condenado a tres meses de prisión a una mujer que golpeó con un paraguas a su marido, con el que ya no convivía ni mantenía relación sentimental. El incidente ocurrió en noviembre del pasado año en un bar de Santander en el que la mujer estaba con varios familiares y al que llegó su esposo.

Según se explica en la sentencia, la acusada, MS.C.V., estaba en la parte superior del local con su madre, dos hermanas y una prima, cuando vio subir a su marido que se dirigía al servicio. Entonces, llevando consigo el bolso y un paraguas, le siguió hasta el baño y, tras pedirle explicaciones sobre su conducta con respecto a su relación, le golpeó.

Aunque en principio estaban acusados tanto él como ella, por supuestas agresiones mutuas, el Juzgado considera que sólo ella agredió a su esposo y sostiene que los hematomas de "escasa entidad" que tenía la mujer se deben a que fue sujetada por algunos de los presentes en el local.

El Juzgado ha considerado más creíble la versión del marido --que se corresponde además con la de algunos testigos-- porque ha mantenido una "versión uniforme" desde el primer momento, según la cual, fue la mujer la que le siguió hasta el baño y le agredió con el paraguas, mientras él sólo trató de defenderse de ella, así como de la madre y hermanas de la acusada que también le agredieron.

Por el contrario, la sentencia subraya que el testimonio de la acusada ha cambiado en las distintas fases, desde la denuncia hasta el juicio, y ni siquiera aclara por qué se dirigió al baño con el bolso y el paraguas, ya que no acababa de llegar, sino que llevaba ya un tiempo en el local.

Además, añade que las declaraciones en el juicio de la madre y las hermanas son "contradictorias entre sí" y con sus propios testimonios en declaraciones anteriores.

En consecuencia, el Juzgado absuelve al marido y, en cambio, condena a la mujer a tres meses de cárcel por un delito de malos tratos en el ámbito familiar. Igualmente, le prohíbe acercarse a menos de 200 metros de su marido o comunicarse con él durante un año y tres meses; e impone también la prohibición de tener o portar armas por dos años.