Un hombre asesinado por su ex marido en Almería sufrió multitud lesiones con un cuchillo de caza

  • Almería, 15 abr (EFE).- Manuel L., el hombre de 34 años asesinado en Adra (Almería) por su ex marido, recibió múltiples puñaladas en el cuello y en la cara con un cuchillo de caza, según ha revelado la autopsia que le ha sido practicada hoy, día en el que previsiblemente se oficiará su funeral en Alcudia de Monteagud.

Almería, 15 abr (EFE).- Manuel L., el hombre de 34 años asesinado en Adra (Almería) por su ex marido, recibió múltiples puñaladas en el cuello y en la cara con un cuchillo de caza, según ha revelado la autopsia que le ha sido practicada hoy, día en el que previsiblemente se oficiará su funeral en Alcudia de Monteagud.

Así lo han declarado a Efe fuentes del caso, que han detallado sobre los hechos que el presunto homicida, un ciudadano marroquí de 33 años identificado como E.H.Q., se personó a primera hora de la tarde de ayer en el portal de la vivienda de su víctima, con la que contrajo matrimonio justo hoy hace tres años y que trabajaba en el área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Adra desde hacía aproximadamente una década.

El hombre aguardó la llegada de Manuel al número 110 de la calle Natalio Rivas de Adra hasta las 15.20 horas, momento en el que le abordó en el rellano de la vivienda, donde le asestó numerosas puñaladas asestadas al parecer con un cuchillo de caza que, horas más tarde, fue encontrado por la Guardia Civil en su vehículo.

El agresor y su víctima habían iniciado los trámites de divorcio en junio de 2008, según han detallado las fuentes, que apuntan a esta separación como posible causa de lo ocurrido.

Tras el crimen, el ciudadano marroquí se dirigió a su turismo para desplazarse al paraje de invernaderos conocido como La Parra, donde se suicidó colgándose de la pared lateral de una explotación agrícola.

Está previsto que hoy se oficie el funeral por la víctima de este homicidio en su localidad natal, Alcudia de Monteagud, un pequeño pueblo de la sierra de los Filabres almeriense que cuenta con unos 150 habitantes.

Por el momento se desconoce lo que ocurrirá con el cadáver del supuesto autor del crimen, quien estaba también casado en Marruecos, en este caso con una mujer, puesto que no existe constancia de que cuente con familiares en España, donde residía legalmente y carecía de antecedentes.