Un joven residente en Fraga se enfrenta a una acusación de homicidio por matar, presuntamente, a su novia

HUESCA, 9 (EUROPA PRESS)

El joven residente en la ciudad altoaragonesa de Fraga Jordi Carné Godia se enfrenta, desde el próximo lunes, 13 de abril, a una acusación de homicidio por matar, presuntamente, a la mujer con la que convivía. El juicio oral comienza el lunes a las 10.00 horas en la Sala de lo Penal de la Audiencia de Huesca y durará toda la semana. El acusado, que se declara inocente, permanece en situación de prisión preventiva en la cárcel zaragozana de Zuera.

Carné Godia, de 28 años, se enfrenta a una petición de 14 años de prisión por parte de la Fiscalía Provincial, que considera --además-- que se da la agravante de parentesco, ya que ambos convivían, como el acusado ha reconocido, aunque no estaban unidos legalmente. La Fiscalía le pide, asimismo, una indemnización de 170.593,58 euros para los dos hijos de la víctima, Walison Ricardo Rocha da Silveira, de nueve años, y Alexandra Filipa Rocha Baleeiro, de cinco años.

Según el relato de la Fiscalía, Jordi Carné discutió con su novia, la brasileña Giselle Rocha de Lima, nacida en 1980, a las 00.40 horas del 8 de abril de 2008, hace poco más de un año, en el domicilio que ambos compartían, ubicado en el segundo piso de la calle Isaac Albéniz de Fraga.

Durante la discusión, siempre según el relato del fiscal, Jordi Carné "tiró" a su pareja por la ventana de la habitación donde discutían "con la finalidad de matarla", a consecuencia de lo cual Giselle cayó al vacío golpeándose contra el suelo, lo que le provocó lesiones graves que le llevaron a la muerte.

Fuentes consultadas por Europa Press indicaron que el detenido argumentó ante la Guardia Civil que su pareja se había precipitado al vacío cuando estaba tendiendo una colada, aunque en la pared en la que estaba la ventana no hay tendedero alguno y, además, en ese momento estaba lloviendo. Jordi Carné se encuentra en situación de prisión preventiva desde que ocurrió el suceso.

Según algunos vecinos del inmueble, las discusiones de esta pareja eran frecuentes. La ahora fallecida presentaba erosiones y rasguños no compatibles con su caída al suelo. Las fotografías tomadas por la Policía Judicial de la Guardia Civil indican, inequívocamente, que antes del fallecimiento de esta mujer se produjo una escena de violencia en la habitación desde cuya ventana cayó al vacío, ya que parte de la cortina está arrancada y una silla aparece volcada. El acusado reconoce que hubo violencia.

La Benemérita aportó a la Fiscalía un informe realizado con un programa informático denominado 'Reactor' y que permite realizar simulaciones, en un ordenador, contemplando diversas hipótesis. El programa permite construir, digitalmente, un muñeco que se mueve en función de algunas características de la persona real a la que representa, como la distribución del peso y simular la caída, así como el impacto contra el suelo.

Así, el informe de la Guardia Civil contempla varias hipótesis y, entre sus conclusiones, afirma que "no es factible" que Giselle Rocha de Lima falleciera por un golpe "suave", sino que responde a "un empujón severo" que produjo un desplazamiento del centro de gravedad de la víctima. Necesariamente estaba acompañada, según el Instituto Armado.