Un jurado enjuicia hoy a una pareja acusada de matar con un cuchillo de cocina al ex novio de ella en Tenerife

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 23 (EUROPA PRESS) Un tribunal de jurado enjuiciará desde hoy a un hombre y una mujer acusados de matar con un cuchillo de cocina a la ex pareja sentimental de ella. Los procesados se enfrentan a penas de hasta 12 años de cárcel por un presunto delito de homicidio cometido el 10 de junio de 2007. Los imputados presuntamente planearon el crimen en venganza porque la víctima denunció ante los Servicios Sociales de Santa Cruz de Tenerife a su ex novia por no cuidar de sus hijos. Los acusados son César Jesús R.B. y Ana Rosa R.E. y, según el escrito del Ministerio Fiscal al que ha tenido acceso Europa Press, el 10 de junio de 2007, sobre las 12.00 horas, con la intención de dar muerte a la víctima, Santiago David P.S., lo persiguieron en coche hasta darle alcance en la carretera general del sur de Tenerife, a la altura del Cruce del Sobradillo. Los presuntos homicidas se apearon del vehículo en la calle Peregrinos y, una vez allí, el principal acusado, César Jesús, le asestó numerosas cuchilladas al ex novio de su pareja sentimental. El arma homicida era un cuchillo de cocina de 18,5 centímetros de hoja y 13 centímetros de mango. La víctima, después de ser atacada, consiguió desplazarse unos 30 metros hasta una parada de autobuses donde fue atendido por los servicios médicos de urgencia que lo trasladaron al Hospital Nuestra Señora de La Candelaria. A las 14.15 horas del día de autos, Santiago David murió a causa del fuerte shock hemorrágico. Según el escrito de la Fiscalía, después de cometer el crimen, los dos acusados se dieron a la fuga y se deshicieron del cuchillo y lavaron la ropa manchada de sangre. Desde entonces los imputados están en la cárcel. MÓVIL Dos días antes de su muerte, Santiago David, que había mantenido una relación sentimental con la acusada Ana Rosa R.E., se personó en dependencias de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para exponer la grave situación de abandono de los dos hijos menores de ésta. Esta denuncia motivó que una trabajadora social y una psicóloga se trasladaran al domicilio de la presunta homicida para verificar la situación. Según el escrito de la Fiscalía, a continuación la procesada se personó acompañada de su nuevo novio --el otro acusado-- en las citadas oficinas municipales "en actitud violenta y agresiva" y dijo que "iba a apuñalar a su ex novio al estar segura de que él la había denunciado". El Ministerio Fiscal considera que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio, del cual los acusados son responsables criminalmente en concepto de autores. Según la acusación pública procede imponer a cada uno de los acusados la pena de 12 años de prisión, con accesoria de inhabilitación absoluta durante el tiempo de condena. Además, la Fiscalía pide una indemnización para la familia del fallecido de 300.000 euros.