Un testigo afirma que el acusado de matar a un hombre en una pensión de Calafell (Tarragona) le confesó el crimen

TARRAGONA, 1 (EUROPA PRESS) Un testigo afirmó hoy que Jesús C.G., el acusado de matar de una paliza a un hombre en una pensión de Segur de Calafell (Tarragona), le confesó, pocos días después del crimen, que había matado a un hombre porqué estaba registrando su habitación. El testigo es Víctor, un amigo de la también procesada Tamara C.M., que había conocido a Jesús C.G. horas antes de los hechos en su casa. Después de que ambos discutieran, los dos acusados se marcharon y fueron a la pensión, donde encontraron a la víctima, Sebastián C.J., revolviendo la habitación de Jesús C.G., según declaró ayer la mujer. Víctor explicó hoy que, pocos días después, se encontró con ella y con Jesús C.G. en una playa por casualidad y él le confesó que había matado a un hombre sin especificar a quién se refería. El testigo no le dio importancia ni se lo tomó en serio hasta un año después cuando la Guardia Civil empezó a investigar por este crimen a un amigo suyo. Fue entonces cuando explicó a su amigo lo que le había dicho Jesús C.G. hacía un año, y éste lo contó a la Guardia Civil. A raíz de esta declaración, se detuvo a Tamara C.M., quien relató lo que supuestamente ocurrió, por lo que se decretó la búsqueda y captura de Jesús C.G., finalmente detenido en Málaga. Durante la sesión de hoy, también declararon los forenses que explicaron que la víctima presentaba una alcoholemia de 3,63 gramos de alcohol por litro de sangre, además de varios golpes en todo el cuerpo y heridas cortantes de carácter defensivo. Tamara C.M. dijo ayer que la víctima no se defendió de la agresión. Además, según los agentes de la investigación, en ningún momento Tamara mencionó que se hubiera utilizado una arma blanca en la pelea. Por su parte, uno de los agentes de la Guardia Civil que participó en la investigación declaró hoy que en el libro de registro de la pensión figuraba como fecha de salida del acusado el 29 de diciembre de 2003, lo que corroboraría la versión que dio ayer Jesús C.G., quien dijo que no se encontraba alojado en la pensión cuando se cometió el crimen. No obstante, otro agente manifestó que encontraron "verosímil" la versión que dio Tamara C.M. de los hechos, debido a que ofreció detalles que no habían trascendido sobre las circunstancias del crimen y, por lo tanto, según dijo, "sólo podía saberlo si había estado allí". Los otros responsables de la investigación señalaron que cuando llegaron a la habitación de la víctima, donde estaba el cadáver, estaba revuelta y que encontraron en un callejón cerca de la pensión manchas de sangre y una navaja. La Fiscalía y la acusación particular piden una pena de 13 años de prisión por un delito de homicidio para Jesús C.G., y ocho años de cárcel para Tamara C.M. por complicidad. La defensa del acusado sostiene que no hay pruebas contra su cliente.