Los jueces de Palma se reunirán el viernes para valorar las negociaciones con Caamaño y los avances logrados

PALMA DE MALLORCA, 27 (EUROPA PRESS)

La Junta General de jueces de jueces de Palma se reunirá el próximo viernes a partir de las 12.30 horas, al igual que lo harán mañana los magistrados de más de una veintena de capitales españolas, con el objetivo de valorar las negociaciones que se están llevando a cabo con el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, en torno a las reivindicaciones de la carrera judicial y analizar si se han producido avances en el marco de este proceso.

Al encuentro están convocados los 60 jueces unipersonales del partido judicial de la capital balear, que valorarán "si se han alcanzado los objetivos previstos" y analizarán medidas a tomar dependiendo de la postura adoptada por el Ministerio desde que Caamaño sustituyó a Mariano Fernández Bermejo al frente de este departamento, tal y como ya indicó en declaraciones a Europa Press el juez decano de Palma, Francisco Martínez Espinosa.

En este sentido, apuntó que "hay un elenco de iniciativas" que podrían plantearse llevar a cabo, entre ellas sumarse a la huelga que prevé celebrarse el próximo 26 de junio en caso de que antes no hayan prosperado las negociaciones con el Ministerio.

Al respecto, puntualizó que es la Comisión Interasociativa Permanente -integrada por la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV), Jueces para la Democracia (JpD) y el Foro Judicial Independiente (FJI)- la que debe consensuar si finalmente se lleva a cabo el paro y, en ese caso, desde Palma cada juez decidirá si se suma o no a la protesta.

Respecto a la labor realizada hasta ahora por Caamaño, Espinosa eludió entrar a valorarla a la espera de que se reúna la Junta de Jueces, que él mismo preside y en la que los magistrados "expresarán su malestar o en cambio considerarán muy espléndida la postura del ministro".

Cabe recordar que la carrera judicial demanda un incremento retributivo de un 3,5 por ciento, un ratio de jueces como el de la media europea, es decir, 20 por cada 100.000 habitantes y controlar la agenda de los señalamientos, entre otras reivindicaciones. El principal caballo de batalla para la mayoría de la Judicatura es no perder la potestad de señalar las vistas, una facultad que prevé arrancar la Oficina Judicial a favor de los secretarios judiciales.

Asimismo, las demandas de la Judicatura pasan por la instauración de la nueva oficina judicial, la implantación en los juzgados de las nuevas tecnologías, el establecimiento de una carga máxima de trabajo razonable que pueda asumir cada juez, la adopción de medidas necesarias para la conciliación de la vida laboral y familiar de los magistrados y una adecuación de las retribuciones que perciben.