Cuatro detenidos más en la mayor operación contra el tráfico de inmigrantes

  • Melilla, 28 mar (EFE).- La Guardia Civil y la Policía Nacional han detenido en Melilla a cuatro personas más relacionadas con la "Operación Gaviota", la mayor intervención desarrollada en la ciudad autónoma contra el tráfico de inmigrantes.

Cuatro detenidos más en la mayor operación contra el tráfico de inmigrantes

Cuatro detenidos más en la mayor operación contra el tráfico de inmigrantes

Melilla, 28 mar (EFE).- La Guardia Civil y la Policía Nacional han detenido en Melilla a cuatro personas más relacionadas con la "Operación Gaviota", la mayor intervención desarrollada en la ciudad autónoma contra el tráfico de inmigrantes.

Según ha informado hoy la Delegación del Gobierno, con estas cuatro detenciones se da por desarticulada la mayor organización dedicada a promover la entrada ilegal de seres humanos en Melilla.

El resultado final de la "Operación Gaviota" se salda con la identificación plena de una treintena de personas integrantes de la organización, veintiún detenidos y un imputado, así como doce vehículos intervenidos.

Entre los detenidos hay diecinueve personas de nacionalidad española, una de ellas de 80 años, y dos marroquíes, que se enfrentan a un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, con el agravante de asociación ilícita.

La investigación, enmarcada en el análisis y fijación de objetivos de los vehículos que acceden a Melilla con inmigrantes ocultos en dobles fondos, se inició a finales de julio de 2008, bajo la supervisión del Juzgado de Instrucción número 1 de la ciudad.

La primera fase de la operación se llevó a cabo a mediados del mes de enero, mientras que la segunda ha culminado hace unos días con la detención de cuatro personas, todas residentes en Melilla con edades comprendidas entre los 20 y 30 años

La organización se dedicaba de forma continua al pase a Melilla de inmigrantes de origen subsahariano en dobles fondos de vehículos y estaba formada por personas de nacionalidad española y marroquí que asumían cada una de ellas su rol a ambos lados de la frontera.

En Marruecos, concretamente en las localidades fronterizas de Farhana y Beni Enzar, unos captaban a las víctimas y preparaban los vehículos para introducir en habitáculos "infrahumanos a los inmigrantes, que se jugaban la vida al intentar cruzar la frontera hacia Melilla ocultos en los dobles fondos practicados".

Las personas que se encargaban de adquirir los vehículos para su posterior preparación eran los propios dirigentes de la red en Melilla, mientras que los conductores de los mismos eran personas de escasos recursos económicos, algunas de ellas drogodependientes y otras con antecedentes penales.