Desarticulada una red que introducía cocaína en Cantabria con 18 detenidos y 3,5 kilos de droga incautados

La denominada 'Operación Brandy' se ha desarrollado en Torrelavega, Santander y Cartes, y en el aeropuerto de Barajas

SANTANDER, 29 (EUROPA PRESS)

Efectivos del Grupo de Estupefacientes de Santander y de la Policía Nacional de Torrelavega han desarticulado una red internacional que introducía cocaína en Cantabria con la detención de 18 personas, en su mayoría ciudadanos dominicanos, y la incautación de más de 3,5 kilos de droga.

La denominada 'Operación Brandy' culminó el pasado fin de semana y se desarrolló en el aeropuerto de Barajas y en Cantabria, principalmente en las localidades de Torrelavega y Cartes, donde estaba ubicada la red, que se abastecía de cocaína en Madrid y Barcelona, según informaron hoy fuentes policiales.

En Cantabria se detuvo a quince personas y se incautaron 520 gramos de cocaína, 6.800 euros, 13 teléfonos móviles, dos coches y útiles para el tráfico de drogas. En Barajas fueron arrestados tres miembros más de la organización, a los que se les ocupó un kilo de cocaína que cada uno transportaba en el interior de su cuerpo.

Entre los detenidos figura el jefe de la organización, R.J.I., dominicano conocido por 'Brandy', de 27 años, domiciliado en Torrelavega y que carece de antecedentes. Fue arrestado en la Estación de autobuses de Santander cuando traía droga de Barcelona.

También se detuvo a un español de 31 años, R.C.F., domiciliado en Cartes, que hacía las veces de distribuidor y trabajaba tanto para 'Brandy' como por su cuenta, al que se le intervinieron 70 gramos de cocaína, una balanza y útiles para droga que escondía en su domicilio de la calle La Robleda. Le consta un antecedente por robo con violencia e intimidación. Además, se arrestó a su compañera sentimental, R.C.P., de 24 años.

Igualmente se detuvo a FM.A.O., dominicano de 31 años, proveedor de 'Brandy' y domiciliado en Madrid, al que le constan cinco detenciones en Madrid por falsificación de documentos, estafa y tráfico de drogas, así como a su compañera, MA.P.G. de 31 años.

Otro de los arrestados es GA.V.V., dominicano de 21 años domiciliado en Torrelavega, que era distribuidor. Es compañero de 'Brandy' y hace poco salió de una prisión de Austria, donde fue detenido con cocaína dentro del cuerpo que traía a Torrelavega.

El resto de los detenidos son L.R.M., distribuidor de 37 años; M.R.S., de 27 años, proveedor y distribuidor de 'Brandy'; yE.M.C., de 29 años, compañera del anterior. Los tres son dominicanos y están domiciliados en Torrelavega. También se detuvo a otras seis personas, sobre las que se investiga su participación en la red. La operación sigue abierta.

Todos los detenidos pasaron a disposición judicial, menos R.C.P., que quedó en libertad con cargos. Como detenidos judiciales, ingresaron en prisión 'Brandy', R.C.F., FM.A.O y GA.V.V.

INVESTIGACIÓN

La investigación se inició al detectar la Policía que 'Brandy' distribuía la droga básicamente en los establecimientos de ocio de Santander. Tras comprobar que la red se extiende a toda Cantabria e identificar a ER.J.I., que vive en la calle de la Llama de Torrelavega, se integran en la investigación agentes de esa Comisaria.

Progresivamente se identificó al resto de los integrantes de la organización, que básicamente funciona con contactos en Madrid, a través de traficantes de cocaína que, a su vez se abastecen en la República Dominicana, y proporcionan la cocaína a la red, que la paga en efectivo o proporciona 'mulas' a la organización madrileña.

Cuando fallaba el abastecimiento en Madrid, 'Brandy' recurre a contactos en Barcelona, donde también consigue cocaína. De hecho, cuando fue detenido en la estación de autobuses de Santander se le intervinieron 400 gramos de cocaína en cilindros que traía de Barcelona, ocultos en un jarrón con flores secas.

Casi todo el alijo de cocaína intervenida está compuesto por cilindros de 10 gramos, los mismos que transportan las 'mulas' en su cuerpo.

Según la policía, las pruebas aportadas al juez, el número de detenidos y la cantidad de droga incautada demuestran la peligrosidad y profesionalidad de esta red, por lo que su desarticulación "es de máxima importancia", primordialmente para Cantabria.