Desarticulado un grupo, y detenido su cabecilla, que traficaba en Murcia con cocaína que ocultaba en bombonas de butano

MURCIA, 10 (EUROPA PRESS) Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han desarticulado a un grupo, cuyo cabecilla es el líder de un conocido clan dedicado al tráfico de estupefacientes en Murcia, con numerosos antecedentes por delito contra la salud pública, al que se intervino aproximadamente un kilo de cocaína, de la que unos 600 gramos estaba oculta en bombonas de butano. La operación, coordinada por el juzgado de instrucción número seis de Molina de Segura, se saldó con la detención de cuatro personas --tres españolas y una colombiana--. Tras su puesta a disposición judicial, tres de los arrestados ingresaron en prisión. Las pesquisas realizadas por los agentes permitieron conocer la forma de actuación de la banda, que mantenía contactos con miembros de una organización colombiana asentada en Elche (Alicante), donde supuestamente se abastecía el clan de sustancias estupefacientes que luego distribuían en la Región de Murcia. Así, el pasado viernes, 6 de febrero, se interceptó una entrega de 205 gramos de cocaína, deteniendo en un primer momento a dos de los participantes en la misma, I.R.P. y B.R.G y, posteriormente, a A.A.L. y J.A.L, éste último cabecilla del clan murciano. Uno de los registros practicados tuvo lugar en un bajo de Elche, alquilado por uno de los detenidos, donde se halló un laboratorio de procesamiento de cocaína, con numerosos útiles dedicados a su adulteración, mezcla y prensado. En concreto, se intervinieron prensas, troqueles, molinillos, lámparas, probetas, precintos, bolsas, mascarillas y sustancias como ácido bórico (sirve para 'cortar' la droga dándole un aspecto brillante para aparentar mayor calidad), manicol, acetona o éter, habitualmente utilizados para la adulteración y manipulación de la cocaína. Todo ello, junto a 600 gramos de cocaína, se encontraba oculto en bombonas de butano, a las que se había colocado un tubo, soldado a la base de la bombona, al que se acoplaba la boquilla tradicional, previamente modificada poniéndole una rosca. De esta modo, la bombona quedaba totalmente cerrada y con el aspecto habitual. El portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Murcia, Javier de Pedro, destacó la "pericia e intuición" de los agentes a la hora de realizar el registro, ya que "una de las bombonas se encontraba incluso puesta en una estufa, aparentando que realizaba la función que le es propia, mientras que la otra estaba al lado, como si fuera el repuesto". La droga intervenida hubiera supuesto unas 8.000 dosis, aunque De Pedro aclaró que "las sustancias intervenidas indican que la banda iba a 'cortar' la droga y, por tanto, las dosis serían mucho más, incrementándose también las ganancias económicas". Además, se practicaron dos registros en los domicilios de los detenidos, encontrándose más cocaína y otros efectos, como un revólver, una balanza de precisión y numerosos recortes de plástico para la elaboración de papelinas. La operación continúa abierta y no se descartan nuevos arrestos.