Detenidas 22 personas que presuntamente robaban coches y manipulaban sus sistemas electrónicos para venderlos

ALICANTE, 29 (EUROPA PRESS)

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron en Alicante y Valladolid a 22 personas que formaban parte de un grupo altamente especializado que supuestamente falsificaba los sistemas electrónicos y de seguridad de vehículos de alta gama con la intención de robarlos, para manipularlos más tarde en un taller y volver a venderlos, según informó hoy la subdelegada del Gobierno en Alicante, Encarna Llinares.

De esta forma, en la operación fueron arrestadas 22 personas, de nacionalidad polaca y española como presuntas autoras de delitos de tráfico ilícito de vehículos y estafas.

También se intervinieron catorce vehículos y se desmantelaron dos talleres en Valladolid y Alicante, donde transformaban coches de gama alta que presuntamente habían robado previamente. Entre la multitud de efectos intervenidos figuran cincuenta llaves electrónicas de automóviles.

Varios miembros de la organización, entre los que figuran los principales responsables, son expertos en informática y electrónica. en concreto, uno de los informáticos tenía endiente una orden de europea de detención y entrega y a penas salía de su casa, para evitar ser arrestado, tal y como señalaron hoy fuentes policiales.

Además, en los talleres desmantelados, los arrestados disponían de medios electrónicos que les permitían manipular las unidades de mando, centralitas y sistemas de seguridad de los vehículos. Estos sujetos también ofertaban en internet, por unos 8.000 euros, un dispositivo fabricado por ellos mismos, utilizado para modificar el kilometraje de los vehículos y facilitar de este modo su venta en el mercado de coches usados.

La investigación se inició a principios de 2009, cuando se detectó la presencia en Alicante de un individuo, de nacionalidad polaca, sobre el que la policía sospechaba que estaba implicado en delitos relativos al tráfico ilícito de vehículos y otros relacionados con esta actividad. Tras las primeras averiguaciones, los agentes confirmaron que efectivamente se estaba dedicando a esta actividad y que además era uno de los responsables del grupo.

A lo largo la investigación los agentes fueron conociendo las identidades y funciones que desarrollaban cada uno de los individuos que conformaban esta organización y averiguaron que existían dos sedes, una en Alicante y otra en Valladolid.

Se pudo comprobar además que los miembros de ese grupo abarcaban todos los ámbitos relacionados con el tráfico ilícito de vehículos. Así, supuestamente sustraían los coches, manipulaban sus sistemas electrónicos de seguridad, confeccionaban llaves nuevas, cambiaban los datos de identificación --números de bastidor-- y falsificaban o duplicaban la documentación, con el objetivo de venderlos en España o en Polonia.

Además de traficar ilícitamente con vehículos, esta organización presuntamente empleaba su logística para manipular y alterar el kilometraje de automóviles de gama alta, no sustraídos, para su posterior venta en talleres no oficiales y en compraventas particulares, logrando incrementar de este modo su valor. Uno de los responsables arrestados en Valladolid es propietario de un taller de reparación y un negocio de compraventa de vehículos.

Una vez identificados y localizados los miembros de este grupo, se estableció un dispositivo que culminó con la detención de 22 individuos; ocho en Alicante, nueve en Valladolid, dos en Valencia, dos en Elche y uno en Crevillente. Además se desmantelaron los dos talleres donde se llevaban a cabo las labores de manipulación de los vehículos y se recuperaron catorce coches.

Otra de las actividades de este grupo, supuestamente, consistía en tramitar denuncias falsas de robos y sustracciones de vehículos, con la finalidad de cobrar el importe del seguro. Una vez ingresada la indemnización, cambiaban los datos de identificación y falsificaban o duplicaban la documentación de los coches supuestamente robados para venderlos.

En la operación los agentes intervinieron una pistola con silenciador y munición, 109.000 euros en efectivo, catorce vehículos, doce dispositivos para alterar los datos de los vehículos, cincuenta sistemas electrónicos de llaves de coches de alta gama, un lector de llaves, 16 cuadros de mandos de diferentes marcas, una caja con circuitos electrónicos de llaves, comprobantes y cableado de diagnosis multifrecuencia, dos cajas de centralitas de airbag, numerosos ordenadores y material informático, documentación de vehículos, originales y falsificadas y un inhibidor de hora.