Detenidas cuatro personas, entre ellos dos empresarios de Gijón, por tráfico ilegal de inmigrantes

GIJÓN, 11 (EUROPA PRESS)

El grupo operativo de Extranjeros del Cuerpo Nacional de Policía en Gijón ha llevado a cabo una operación contra el tráfico ilegal de personas procediendo a la detención de cuatro individuos. A dos de los detenidos, empresarios gijoneses, se les imputa un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros por favorecimiento de la inmigración ilegal y estafa. Otros dos varones han sido detenidos por amenazas y coacciones sobre las víctimas.

La operación se inició en el mes de mayo del año 2008 a través de informaciones recibidas en el grupo de extranjeros contra el responsable de tres locales de los denominados Kebabs de Gijón, dedicados a la preparación y venta de comida turca, quien supuestamente se estaba dedicando a introducir en territorio nacional a compatriotas suyos sin los pertinentes requisitos legales.

A raíz de las investigaciones practicadas se comprobó que este individuo, que responde a las iniciales de A.M, de 37 años de edad, natural de Bangladesh, había prometido a conciudadanos suyos regularizar su situación en territorio español exigiéndoles para ello, ya en su país de origen, una contraprestación de importantes sumas de dinero.

La operativa habitual que, tanto particulares como las mafias, vienen desarrollando para introducir ciudadanos extranjeros de forma ilegal, es la de presentar ofertas de trabajo sobre profesiones catalogadas en la región como de difícil cobertura, contactando para ello con empresarios que puedan ofertar dichos empleos.

Con esta necesidad de contratación, sin la existencia de demanda nacional para desempeñarlos, se pueden agilizar los trámites para que puedan venir a España los trabajadores que van a llevar a cabo estas ocupaciones. Una vez en territorio nacional, se les daba de alta en la Tesorería General de la Seguridad Social como requisito imprescindible para la obtención de la tarjeta de residencia, según informó la Policía en una nota de prensa.

De este modo, a lo largo de la investigación, se llegó a constatar que A.M, se encargó de buscar ofertas de trabajo de albañiles caravisteros, especialidad sobre la que no existía demanda en la región en el momento de presentar las solicitudes, contando con la connivencia de dos empresarios dedicados al campo de la rehabilitación de edificios.

Estos contratistas fueron quienes posteriormente se encargaron de presentar en la Delegación del Gobierno de Asturias, diez solicitudes de autorización de residencia y trabajo a favor de otros tantos ciudadanos naturales de Bangladesh y, después, una vez que los supuestos trabajadores se encontraban ya en tierra asturiana, les daban de alta en la Seguridad Social.

La realización de todos estos trámites para lograr permanecer en España de forma legal, les suponía un costo a cada uno de los interesados de 15.000 euros que debían abonar al principal cabecilla, sin que ninguno de ellos llegara a desempeñar trabajo alguno.

Además, aprovechándose de su estado de necesidad y de la situación de dependencia en la que se encontraban, sin tener en cuenta los escasos recursos de los que disponían, A.M. los ubicó en una vivienda del barrio de la Arena que tenía alquilada por 520 euros y por cuyo alojamiento les solicitaba a cada ellos 125 euros, logrando obtener así 1250 euros.

Una vez conocido todo este entramado, el día 4 de mayo se procedió a la detención de los dos empresarios gijoneses como presuntos autores de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y estafa, por efectuar ofertas de trabajo ficticias a cambio de una remuneración económica sin voluntad real de contratar a los inmigrantes.

Además también se detuvo por amenazas y coacciones a un ciudadano rumano, trabajador en los establecimientos de A.M y a otro varón de Bangladesh, inicialmente engañado y que ahora, bajo nuevas promesas de colocación y de mejorar su situación de forma notable, coaccionaba y amenazaba a sus propios compatriotas para que no denunciasen los hechos, amedrentándolos con el hecho de ser expulsados y perder todo lo que poseían, regresando a su país sin nada y resultando una carga para sus familias.

Se continúan las actuaciones para proceder a la detención del principal responsable de esta red, A.M que hasta el momento permanece fuera del Territorio Nacional. En lo que va de año otras ocho personas han sido detenidas por el grupo por infracciones contra la Ley de Extranjería con el propósito de favorecer la inmigración ilegal .