Detenidas trece personas en una operación internacional contra inmigración ilegal con fines de explotación sexual

LOGROÑO, 30 (EUROPA PRESS) Funcionarios adscritos al Grupo Operativo de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de La Rioja, en colaboración con otros de la Unidad Central contra las Redes de Inmigración de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, han detenido a trece personas, dentro de una operación contra los miembros de un grupo internacional dedicado al favorecimiento de la inmigración ilegal con fines de explotación sexual, de mujeres de origen sudamericano, que ejercían en pisos y clubs de alterne de varias provincias españolas. En el curso de la misma, cuyas investigaciones se iniciaron en noviembre del pasado año y finalizaron el 24 de marzo, se detuvo a siete personas (cinco extranjeros y dos ciudadanos españoles) a los que se imputan delitos Contra los Derechos de los Ciudadanos Extranjeros, Relativos a la Prostitución, Detención Ilegal, Amenazas, Coacciones, Robo con Violencia e Intimidación y Contra la Salud Pública, entre otros, tratándose de los máximos responsables en España de este grupo desarticulado, que también tenía ramificaciones en Venezuela y México. Asimismo se detuvo a otras seis, por infracción a la Ley de Extranjería. En los registros de domicilios e inspección que, en materia de extranjería, se realizó en un club de alterne de la Rioja Baja, se intervinieron diecinueve bolsitas de cocaína, de un gramo cada una, ya preparadas para su distribución; una báscula de precisión digital; útiles par la preparación y corte de estupefacientes. También documentación relativa a víctimas; justificantes de envíos de dinero; una defensa eléctrica; un "puño" americano; equipos informáticos, cuadernos de contabilidad y otra documentación incriminatoria relativa a la actividad del club de alterne. Las víctimas, principalmente de origen venezolano, eran captadas en su país mediante engaño, ofreciéndoles un trabajo digno y bien remunerado en España que aceptaban debido a su precaria situación económica, adquiriendo en ese momento una deuda que oscilaba entre 2.500 y 3.000 euros, que se comprometían a saldar con parte del dinero que iban a ganar ya trabajando en España. Una vez les facilitaban pasajes y cierta cantidad de dinero, llegaban por vía aérea a España, donde eran recogidas por integrantes de la organización para trasladarles a La Rioja, zona de actuación preferente, siendo entonces obligadas a prostituirse mediante amenazas y coacciones y obligadas a saldar la deuda contraída. De la misma manera les obligaban a ofertar sustancias estupefacientes a los clientes, que les era suministraba por los propios miembros de la red investigada. Toda esta actuación ha estado coordinada por el Juzgado de Instrucción número 2 de Calahorra, quien ordenó el ingreso en prisión de dos de los detenidos.