Dos personas detenidas por supuestos delitos contra el patrimonio y tráfico de drogas

PALMA DE MALLORCA, 08 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil de Illes Balears, detuvo a dos personas por un supuesto delito contra el patrimonio y el orden socioeconómico, así como tráfico de drogas, ambos de 25 años y que mantenían, supuestamente, una relación de pareja.

Mediante comunicado, la Guardia Civil informó de que las investigaciones comenzaron a principios de año a raíz de varios robos cometidos en domicilios de la localidad de Cala Llombards, perteneciente al término municipal de Santanyí, por lo que se estableció un dispositivo de localización de los autores de los robos permitiendo, así, identificar a J.S.F de 25 años, que presentaba numerosos antecedentes por delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico.

No obstante, posteriormente se tuvo conocimiento de que esta persona podía dedicarse al tráfico de menudeo de sustancias estupefacientes, en concreto cocaína y hachís, e incluso que había llegado a tener un secadero de marihuana ubicado en el interior de su domicilio donde también guardaba los efectos robados, por lo que se procedió a su detención.

Como resultado de la operación, la Guardia Civil se incautó de numerosos efectos, tales como varios televisores, equipos de audio y vídeo, consolas de videojuegos, un ciclomotor, dos escopetas de aire comprimido, varias cajas de diverso tamaño conteniendo herramientas de todo tipo, electrodomésticos, varias bombonas de gas butano, abundantes piezas de ciclomotores, utensilios para forzar la entrada de casas, así como una balanza de precisión y dos fragmentos de una sustancia que, presumiblemente, era hachís.

Asimismo, durante los registros se procedió a la detención de S.O.H de 25 años, pareja sentimental J.S.F, como supuesta autora de varios delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico y de un delito contra la salud pública.

Por otra parte, los menores que pasaron a disposición de los Servicios sociales contaban con "muy deficientes" condiciones de higiene, salubridad de la vivienda, estado de dejadez, y falta de asistencia de los mismos a un centro educativo desde hace dos meses. Como consecuencia de la actuación realizada se esclarecieron hasta diecisiete denuncias por robo con fuerza.